July 11, 2018 10:10 AM

Clarissa Molina ya no hace caso a las críticas, se acepta tal cual y está feliz consigo misma.

La colaboradora de El gordo y la flaca (Univision) cumplió su sueño de hacer cine y por eso no le importa haberse quedado sin vacaciones ni todos los sacrificios que supuso grabar la película, pero valió la pena. “Estoy en una etapa de mi vida que me acepto tal cual, esté pasada de peso, esté flaca. Total, [si] estoy flaca me dicen ‘¡estás muy flaca Clarissa, tienes que ponerte a comer!’, estoy gorda, me dicen: ‘¡ay, pero qué gorda!’”, dijo en entrevista con MezcalTV. “Al final haz lo que te salga del corazón, para no decir otra cosa. O sea que sí me acepto yo misma, estoy feliz conmigo misma y definitivamente viviendo una etapa de mi vida increíble; el cine, la televisión al mismo tiempo, de verdad que bendecida”.

Clarissa acaba de regresar de rodar su primera película ¡Qué Leon! con el reguetonero Ozuna, en su natal República Dominicana.

Tomaste tus vacaciones para grabar la película ¿mereció la pena?

“Sí, me quedé sin vacaciones, pero valió la pena porque esa película quedó [muy bien]”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Y tuviste que bajar de peso, ¿no?

“Sí, tú sabes que la pantalla te aumenta diez libras más de la que tienes, entonces para la película debí bajar un poco de peso. Yo bajé casi veinte libras para la película y ahora que regresé estoy comiendo normal”.

¿Qué fue lo más difícil de la filmación?

“Las grabaciones corrían doce horas por día. Grabábamos de tres a cuatro escenas por día, o sea, que había que memorizarse cada diálogo y era mucho trabajo”.

You May Like

EDIT POST