La hija de Jenni Rivera montó una tremenda fiesta en su casa para celebrar un día inolvidable.

Por Isis Sauceda/Los Angeles
Noviembre 20, 2020
Anuncio

Tras unos meses de inestabilidad y polémicas, Chiquis Rivera está viviendo uno de los mejores momentos a nivel profesional como cantante tras ganar un premio Latin Grammy este jueves.

La hija de Jenni Rivera cumplió uno de sus grandes sueños al vencer a sus colegas en la categoría de Mejor Álbum de Música de Banda con su disco Playlist. El hecho de que la ceremonia fuera virtual este año, no impidió que la mexicoamericana organizara tremenda fiesta en su casa en el sur de California

Chiquis recreó la alfombra roja de los premios — con logo y recortes del gramófono de oro — para posar para la foto del recuerdo. Además, ofreció comida, bebidas y postres personalizados, a su gran círculo de amigos y familiares que la acompañó para aplaudir su triunfo.

Por supuesto que en la celebración, a la que asistieron las cantantes Amandititita y Helen Ochoa, no podía faltar el tradicional mariachi para brindar por la ocasión.

“¡Ganamos! ¡Ahora somos unos ganadores del Latin Grammy! Gracias a todos los que han formado parte de mi carrera”, expresó la artista a través de sus redes sociales. “Me puse a llorar de felicidad. Este es logro de mucha gente… Desde que estuve en el estudio [grabando el disco] dije: ‘Yo me quiero ganar un Latin Grammy’…Tengo tantas cosas que decir, estoy tan agradecida”.

La intérprete, que aseguró que todos los presentes no padecían de COVID-19, aprovechó el momento para enviar un emotivo mensaje a sus seguidores.

“Si alguna vez les dijeron que no pueden, que no deben, que no están hechos para esto, o lo que sea, cualquier cosa negativa, donde hay voluntad, hay un camino. Si tienes fe, todo es posible. Tienes que dedicarte y ser disciplinado y perseverar y [tener] oídos sordos [para] la gente tóxica”, dijo emocionada Chiquis, quien a nivel sentimental está pasado un momento difícil debido a su divorcio del cantante Lorenzo Méndez.

“Este premio, mi primer Latin Grammy, de corazón se lo dedico a cada persona que ha querido tirar la toalla, darse por vencida o han querido ponerle un alto a sus sueños por los malos comentarios, las adversidades, los obstáculos o por ‘el qué dirán’. Digan lo que digan, usted siga adelante, porque ¡sí se puede! Dedicación. Perseverancia. Disciplina. Fe y oídos sordos”.