La ex Miss USA Cheslie Kryst, quien se quitó la vida este domingo, había expresado su preocupación por temas como el envejecimiento y los estándares de belleza que impone la sociedad, sobre todo a las mujeres.
Anuncio
Cheslie Kryst
Cheslie Kryst
| Credit: John Lamparski/Getty Images

La muerte de la ex Miss USA Cheslie Kryst, quien se suicidó saltando al vacío desde su apartamento en un lujoso edificio de Manhattan, Nueva York, ha causado una enorme conmoción entre sus allegados y los espectadores que la venían en el show de entretenimiento Extra.

Por ahora se desconoce si hubo algún motivo en particular que llevó a Kryst a tomar la terrible decisión. La joven modelo dejó una nota en la que decía que quería dejar todos sus bienes a su madre, quien Miss Carolina del Norte en 2002, según informó el New York Post.

Su inesperado fallecimiento ha dejado un reguero de dudas, por lo que hay quien ha dado relevancia a un ensayo que publicó el año pasado en el que expone preocupaciones comoel envejecimiento o los estándares de belleza que impone la sociedad, sobre todo a las mujeres.

El pasado año, Kryst escribió un ensayo en la revista Allure, donde reflexionó sobre temas que evidentemente la preocupaban, como el paso del tiempo, las cuestionamientos y los mensajes de odio que recibía a través de sus redes sociales, y cuán cruel puede llegar a ser la sociedad con las mujeres una vez superan la etapa juvenil.

"Cada vez que digo 'voy a cumplir 30', me estremezco un poco. A veces puedo enmascarar con éxito esta respuesta incómoda con emoción; otras veces, mi entusiasmo se siente vacío, como una mala actuación", escribió la ex Miss Carolina del Norte.

"La sociedad nunca ha sido amable con los que envejecen, especialmente con las mujeres. (Se hacen excepciones ocasionales para algunos de los ricos y algunos de los famosos)", sostuvo.

"Una mirada sonriente y con ojos arrugados a mis logros hasta ahora me da vértigo por sentar las bases para más, pero cumplir 30 se siente como un frío recordatorio de que me estoy quedando sin tiempo para ser importante ante los ojos de la sociedad, y es exasperante". añadió.

La joven cumplió 30 años el pasado abril. Con 28 fue coronada Miss USA, convirtiéndose así en la mujer de mayor edad en la historia en ganar el título.

La modelo dijo que ganó su título de Miss USA con un "cuerpo de cinco pies y seis con abdominales marcados" y una "cabeza de rizos naturales".

No obstante, "las chicas del desfile se supone que son modelo, altas y esbeltas, con cabello abultado", dijo. "Mi desafío al statu quo ciertamente llamó la atención de los trolls, y no puedo decirles cuántas veces he borrado comentarios en mis páginas de redes sociales que tenían emojis de vómito e insultos diciéndome que no era lo suficientemente bonita para ser Miss USA o que mi musculatura era en realidad un 'cuerpo de hombre'".

Según escribió en la publicación, "después de un año como 2020, uno pensaría que hemos aprendido que envejecer es un tesoro y que la madurez es un regalo que no todos pueden disfrutar", pero al parecer no ha sido así.

"Demasiados de nosotros nos permitimos ser medidos por un estándar que algunos se niegan severamente a desafiar y otros simplemente aceptan porque encajar e ir con la corriente es más fácil que remar contra la corriente", indicó.

"Luché en esta pelea antes y es la batalla en la que estoy peleando actualmente con 30", dijo. "¿Cómo sacudo las normas inquebrantables de la sociedad cuando me enfrento al implacable paso del tiempo? Es la antigua pregunta: ¿Qué sucede cuando lo "inamovible" se encuentra con lo "imparable"?

En una parte de su escrito, la joven se cuestiona la importancia que imprime la sociedad a alcanzar metas todo el tiempo. "¿Por qué obtener más logros solo para obtener otra victoria? ¿Por qué buscar otra placa, medalla o artículo en mi currículum si es por vanidad, en lugar de por pasión? ¿Por qué trabajar tan duro para capturar los sueños que he estado enseñado por la sociedad a querer cuando sigo encontrando solo vacío?"

Kryst se lanzó a las 7:15 a.m., hora del Este, del domingo del piso 60 del edificio Orión, ubicado en la 350 W. 42 St. de Manhattan.