Dice que no le dieron una explicación de su despido ni que tampoco la necesita. Hoy, visto desde otra perspectiva, agradece lo que le pasó, pues gracias a eso el cocinero ha podido poner en marcha todos los sueños que tenía aparcados.

Por Teresa Aranguez
Octubre 16, 2020
Anuncio

Tiene todos los ingredientes para que se le quiera. Es simpático, trabajador, buena gente y sonríe casi tan rico como cocina. El Chef James se hizo un lugar en los fogones y en la televisión hispana en Estados Unidos y desde entonces ya tiene ganado un lugar en los corazones del público.

Quizás por eso y ese humor mañanero que tanto se extraña, su salida de Un nuevo día dolió particularmente. Pero eso ya es historia para el venezolano. Sí, claro que echa de menos a sus compañeros, las bromas detrás de cámara y el contacto con el público, pero gracias su salida de Telemundo ha podido cumplir el gran sueño de su vida. De no ser así, seguiría con su ilusión de crear su escuela de cocina metida en un cajón.

"Cuando te dan una noticia que no esperas y que parece negativa, puede convertirse en el impulso que necesitas para hacer cosas mucho más grandes", escribió en sus redes sociales.

Antes su trabajo se centraba principalmente en crear su contenido para el matinal y se levantaba antes de las 5 para acudir a su cita diaria con la audiencia. Ahora asegura acostarse a esa hora para tenerlo todo listo en su Foodieschool, una escuela de cocina online a la que se puede acceder a través de su website.

Tal y como contó en una reciente entrevista al Diario Las Américas ya venía cocinando este proyecto desde hace tiempo, pero ha sido ahora con una agenda menos apretada cuando por fin ha podido dedicarse de lleno. Si hay algo que ha aprendido es a no centrarse solo en una cosa pues si te falla te quedas con las manos vacías.

Él lo explica con un vocablo más especializado, que para eso es uno de los reyes de la cocina. "Siempre le digo a la gente en las conferencias que doy sobre emprendimientos que nunca debemos tener todos nuestros huevos en una misma cesta, porque si se nos cae se nos rompen todos los huevos", explicó a dicho diario.

Es por ello que además de la televisión, medio que ama y le ha visto crecer profesionalmente, también da charlas, tiene su empresa y, por supuesto, cocina como los ángeles. Su cabeza es un no parar, siempre se las ingenia para sorprender con un plato nuevo y siempre delicioso.

Ahora, aprender a cocinar de manos del mejor es posible y accesible. La membrecía para acceder a esta escuela es de $24.99 al mes. ¡Una oportunidad única para los amantes de la buena mesa!