La exesposa de Sebastián Rulli coincidió con la pareja de actores durante un evento en la Ciudad de México y habló de la madrastra de su hijo.

Por Moisés González
Junio 01, 2017
Anuncio

¡Sorpresa! Sebastián Rulli y su novia Angelique Boyer coincidieron el pasado martes en un evento en la Ciudad de México con la exesposa del actor argentino, la presentadora y actriz argentina Cecilia Galliano.

Si bien en el pasado el que fuera protagonista de la telenovela Tres veces Ana tuvo fuertes conflictos con la madre de su hijo que terminaron en pleito legal, hace tiempo que la expareja decidió enterrar el hacha de guerra y tener una relación cordial por el bienestar de su retoño. Al fin y al cabo lo más importante para ambos es su primogénito Santi, que en enero cumplió siete años.

Aunque por muy poquito no coincidieron frente a frente durante la alfombra roja, la presentadora argentina confesó que no hubiera tenido problema en saludarlo.

“Yo no tengo ningún problema, es el papá de mi hijo, o sea, no pasa nada. No es que lo vea aquí por primera vez, lo veo todos los fines de semana que va y lleva y trae a mi hijo”, dijo Galliano ante las cámaras del programa de televisión mexicano La cuchara.

“Hay cosas que se pasan de página, cada uno tiene su vida, se respeta la vida de cada uno y bueno en común tenemos a Santi que es la persona importante”, agregó.

La presentadora también fue preguntada por la relación tan linda que parece que existe entre su hijo y Angelique, la novia de su exesposo. Si bien respondió, en esta ocasión la también actriz fue algo más escueta. “A mí me encantaría que la novia que sea del papá se lleve increíble con mi hijo. Es mi hijo. Todo lo que sea sano mejor”, comentó.

Rulli y Galliano estuvieron juntos durante casi una década. La expareja se dio el ‘sí, quiero' a finales de 2007 tras varios años de noviazgo. Sin embargo, en 2011, tras la llegada de su hijo Santi, los entonces esposos decidieron firmar el divorcio y separarse. Con la ruptura inició un fuerte pleito legal entre ambos que afortunadamente llegó a su fin.