La actriz argentina compartió detalles y momentos muy difíciles de su vida y de su relación con el protagonista de Los ricos también lloran y papá de su hijo.
Anuncio

Atraviesa una etapa maravillosa. Cecilia Galliano está en ese momento de la vida donde quererse y su familia es su mayor prioridad. Siempre alegre y abierta a hablar sin filtros de lo que le pregunten, así lo hizo para el programa Hoy día.

Quique Usales visitaba su casa en México para compartir con el público cómo está la actriz argentina y en qué anda. Entre pregunta y pregunta, llegó el momento más travieso donde los ex salieron a colación.

Aunque Cecilia trató de no darle demasiado protagonismo al tema de siempre, finalmente accedió y dio a conocer cómo es su actual relación con Sebastián Rulli. Por sus gestos y palabras quedó claro.

Sebastián Rulli y Cecilia Galliano
Sebastián Rulli; Cecilia Galliano
| Credit: TELEVISA (x2)

"Nos llevamos por mi hijo, ¿fue respuesta o no?", dijo con cara pícara. A buen entendedor, pocas palabras bastan. Santi, de 12 años, es el único nexo de unión, si no estuviera probablemente el contacto sería nulo.

"Yo te diría que no somos ex, somos padres. Hay una criatura en el medio, nos vamos a tener que ver toda la vida...", aclaró poniéndose más seria.

Su divorció fue, como suele ser en estos casos, muy doloroso y duro. Pero hubo algo que hizo un daño mayor a Cecilia quien todo estos años después ya lo tiene más que superado. Aún así, es algo que nunca esperó que sucediese y evitó que las cosas acabaran bien.

"Después (del divorcio) vinieron las demandas que creo no venían al caso y no me las merecía, pero está bien, las tomo como tal y creo que eso ensució algo que podría haber sido bonito como relación como padres", aclaró con absoluta tranquilidad y sin rencores.

Cecilia está feliz con su vida y su trabajo. Su paso por La desalmada fue muy gratificante y con una acogida fantástica por parte del público.

Cecilia Galliano
Cecilia Galliano
| Credit: Instagram Cecilia Galliano

El amor a su profesión y los suyos es su máxima prioridad, lo demás puede esperar.