Nick Hernández comparte por qué no ha podido trabajar hasta ahora y por qué en breve podrá retornar al mercado laboral y cumplir sus sueños.
Anuncio

Cada día es una sorpresa en la vida de Carolina Sandoval y los suyos, sobre todo, últimamente. Después de una feliz mudanza a la casa de sus sueños con piscina y paredes personalizadas a modo de naturaleza, algo mágico ha vuelto a pasar en el hogar de los Hernández-Sandoval.

En esta ocasión era Nick Hernández, el esposo de la conductora, quien de lo más emocionado hizo un comunicado en forma de video para compartir el gran logro que había conseguido. Un sueño hecho realidad después de mucho tiempo esforzándose por él.

Nada llega porque sí, confirmó, en el camino hay sacrificios y bajadas, pero es la disciplina y la creencia en que sí se puede lo que hoy ha permitido que esté celebrando este gran momento con los suyos.

Carolina y Nick
Carolina y Nick
| Credit: IG/Nick Hernández

Felices, sonrientes y muy enamorados, Carolina y Nick compartieron la charla que mantuvieron con sus seguidores para contarles la buena nueva, un video de más de media hora donde describen, paso a paso y mucha sinceridad, todo lo que tuvieron que pasar para llegar hasta aquí.

Un momento lleno de gratitud y emoción que supone un antes y un después para ambos en sus vidas en Estados Unidos que va a permitirles hacer cosas que hasta ahora se les complicaban.

"¡Hola! ¡Tenemos un nuevo ciudadano americano!", anunció feliz Sandoval con su esposo aún más ilusionado si cabe a su lado.

"Mi Esposo Nick se convirtió en Ciudadano de Los Estados Unidos hoy 28 de julio porque en este mundo todo es posible y los sueños se hacen realidad acá un par de soñadores... porque todo tiene su tiempo y así Dios lo quiso acá estamos en otra de nuestras metas", prosiguió la venezolana.

Cuando ello lo logró pudo hacer muchas cosas que antes le eran posibles, por ejemplo, traerse a su mamá a vivir con ella en Estados Unidos. Con este papel mucho de lo que antes se hacía complejo, puede resolverse en apenas días.

Pero no fue una tarea fácil. Nick tuvo que estar sin trabajar un tiempo al ser su esposa, Carolina, quien le reclamase esa ciudadanía al ella ya tenerla. Ella era quien asumía a su cargo a su pareja y quien, ante la ley, se convertía en la responsable del hogar, por así decirlo. Un tiempo que el venezolano respetó al pie de la letra ayudando con todo en casa y esperando a ser ciudadano para volver a sus quehaceres profesionales.

Tuvo que escuchar las críticas de muchos, pero sabían que estaban haciendo lo correcto en términos legales, y hoy, con los papeles en mano, todo empezará a ponerse en su lugar para él, tanto en términos familiares como profesionales con proyectos e ilusiones que ya vienen de camino.