La conductora venezolana construyó un lugar muy especial en su hogar de Miami para recordar y tener más presente que nunca a Bárbara Camila. ¡Sin palabras!

Anuncio

El amor de Carolina Sandoval a su hija Bárbara Camila define a la perfección ese cordón umbilical que jamás se termina de romper entre madres e hijos.

Con su primogénita ya inmersa en su vida en Chicago, la venezolana ha vuelto a impactar y revolucionar las redes sociales con su último programa Trasnocho con Caro.

La conductora compartió con sus seguidores y con los de su hija su nueva prueba de amor a la joven universitaria. En su honor y para sentirla más cerquita, Carolina ha creado un santuario en su hogar en Miami para tenerla aún más presente.

La influencer ha remodelado y adornado la habitación de su hija en Miami con los mismos elementos, muebles y accesorios que el apartamento de Bárbara Camila en Chicago. La feliz mamá lo ha ambientado igualito que si fuera el actual dorm de la joven. Y el resultado ha sido ¡espectacular!

"Engañar a mi cerebro es maravilloso porque la tristeza empieza en la cabeza y si pienso que estoy en su cuarto de universidad me siento feliz", explicó la conductora ilusionada. "Y ver volando a mi mariposa es el resultado de muchos años de dedicación y no me da pena ser la madre que soy, todo lo contrario", aseguró.

Las críticas o comentarios al respecto le importan ya poco. Carolina hace lo que le dicta su corazón y esta prueba de amor a su hija fue acogida en las redes con gran cariño y emoción. Aunque, sin duda, la mayor sorprendida fue Bárbara Camila, quien al conectar con su mami para hacer un directo no podía creer lo que estaba viendo.

"Cuando vaya a visitar va a ser super cool estar allí otra vez en mi cuarto bello, que sí lo extraño", dijo entusiasmada.

Aunque estén lejos, están muy cerca. Su comunicación es constante. "Hablamos todo el día, le cuento todo...agradezco que mi mamá siempre está ahí para responderme al minuto que la estoy mandando un mensaje o que la llamo", dijo orgullosa la joven.

Hace justo una semana que Bárbara Camila se quedó sola en su habitación y comenzó sus clases. Se ve feliz, radiante y con ganas de comerse el mundo. ¡Todo lo mejor!