En una amena conversación con Rashel Díaz sobre los hijos, la emprendedora venezolana ha comunicado el paso tan importante que tiene previsto dar su primogénita.
Anuncio

Las madres, esas mujeres que entregan su vida y su corazón a los grandes amores de su vida: sus hijos. De ellos, de sus decisiones y de su marcha de casa fue que charlaron dos grandes de la grande pantalla, Carolina Sandoval y Rashel Díaz.

Con motivo de la próxima partida de Daniela, la hija de la cubana, a la universidad, ambas madres coraje hablaron del famoso 'nido vacío' que deja su descendencia cuando parten en busca de sus vidas.

En medio de esta conversación llena de reflexiones y mucho sentimiento, Carolina habló de su propia experiencia con su hija Bárbara Camila tras su mudanza a Chicago, donde destaca como estudiante.

Fue en esta charla que la venezolana contó la conclusión a la que su hija ha llegado, una decisión que como madre apoya por completo.

Carolina Sandoval y Bárbara Camila
Carolina Sandoval y Bárbara Camila
| Credit: IG/Bárbara Camila

La joven se mudaba a comienzos del curso para comenzar su aventura universitaria lejos de casa. Y su madre, siempre a su lado, se encargó de que a su primogénita no le faltara de nada y se sintiera en casa a pesar de la distancia física que les separaba.

Sus posts sobre cómo remodelaron el estudio en el que se quedaba y esos primeros días en busca de adornos y muebles fue toda una odisea maravillosa de la que sus seguidores disfrutaron en vivo a la vez que ellas.

Sin embargo, parece que hay un cambio de planes. Con toda la naturalidad, Carolina dio a conocer qué ha pensado su hija mayor y qué paso está planeando cuando se acabe este curso.

"Casi todas mis vacaciones yo las había armado para yo ir ( a Chicago) y ella me decía 'no mami, yo voy', porque extraña Miami, porque esta es su casa", adelantó en esta conversación entre amigas y madres. "Ahorita Bárbara regresa a Chicago para estudiar su segundo semestre que está empezando, pero existe la posibilidad de que Bárbara regrese a Miami porque ella lo quiere, a seguir su misma carrera pero en la ciudad donde nació. Es una decisión que ella está haciendo sola", prosiguió.

Con esto la también empresaria quiso decir que todo lo relacionado con los hijos puede cambiar de un minuto al otro y hay que estar siempre ahí para ellos. "Yo estaba llorando hace dos meses porque se fue y de pronto voy a tener que ir en dos meses a buscar todo lo que puse porque de pronto se quiere regresar", añadió.

Todavía queda tiempo para madurar la decisión del todo, pero igual Carolina ya está preparada para tender la mano a su hija y estar a su lado sea lo que sea que haga. La joven, también convertida en empresaria con su propia web de ropa deportiva, ha demostrado tener la madurez suficiente para decidir qué le hace feliz y cómo quiere dibujar su vida. ¡Todo lo mejor para ella!