La recién casada logró reunir a todos los hombres que ocuparon su corazón en la famosa serie Sin Senos Sí Hay Paraíso. Mira la divertida foto de todos, incluido su ya marido, Sebastián Caicedo.
Anuncio

La boda de Carmen Villalobos y Sebastián Caicedo ha sido uno de los momentos más esperados del año. Y no han decepcionado en lo absoluto. Su boda este viernes en Cartagena de Indias ha sido todo un despliegue de diversión, alegría y emoción. La pareja se convirtió en marido y mujer con el mar y un montón de gente querida como testigos.

Entre la multitud, por muy loco que parezca, también estaban ellos, los amores de la actriz. Así es, ellos son los hombres que amaron, cuidaron e incluso rompieron su corazón. Se trata de los personajes que pasaron por la vida de Catalina Santana en la exitosa serie Sin Senos Sí Hay Paraíso.

Con la mejor de sus sonrisas, El Titi, o mejor dicho Gregorio Pernía, Roberto Manrique y Roberto Jattin, se olvidaron de sus rencillas en la ficción y posaron así con la que fue su gran amor en la pantalla chica. Por supuesto, el novio no faltó y así escoltó a su chica, sólo por si acaso.

“Se prendió esta vaina”, escribió divertido Roberto. El compañerismo y la amistad se hizo notar en todos ellos que no quisieron perderse el gran día de su amiga y colega del alma. Una de las publicaciones más emotivas vino de la mano de Gregorio también en Instagram, donde compartió unas entrañables fotos con Carmen junto a unas palabras llenas de sentimiento.

“La novia más bella, Carmen Villalobos. Gracias por hacerme partícipe de tu gran noche. Te quiero amore bello”, escribió el actor desde el corazón. Unas palabras que llegaron al alma de la artista que no tardó en contestarle con el mismo cariño y respeto. “¡Mi querido Gregooo, sabes lo que te quiero carajo! Fui demasiado feliz teniéndote a ti y a Erika anoche con nosotros, y ajá, ojalá así terminen el Titi y Catalina”, dijo traviesa la preciosa novia sobre la serie que protagonizan.Quien amor siembra, amor recoge. ¡Te mereces esas bonitas palabras Carmen!ca, sólo por si acaso.