La actriz colombiana reconoce que hay algo que no le gusta nada de su nueva vida de casada en una entrevista donde también habla de la llegada de la cigüeña.

Por Teresa Aranguez
Noviembre 27, 2019
Anuncio

Definitivamente la boda le ha sentado a las mil maravillas. Después de un enlace de ensueño en su natal Colombia y una luna de miel por Europa, Carmen Villalobos ha aterrizado en Miami y más en concreto en el plató de Un Nuevo Día, donde nos ha puesto al corriente de su nueva vida como mujer casada.

Si bien por lo general todo ha sido positivo y está feliz con su recién estrenado estado civil, hay una cosa que no lleva tan bien como esperaba, y es que la llamen señora. Así se lo confesó a Adamari López y Chiqui Baby durante una amena charla en la salita del show.

“Lo más raro y que más me ha costado, te tengo que ser muy honesta, es cuando (me dicen) ‘ay señora ¿cómo está?'. ¡Señora! ¿Qué me estás hablando? ¡Yo no soy señora!”, expresa entre risas, pero a la vez en serio.

También reconoce que aunque en las bodas las mujeres se cambian los apellidos por el de sus maridos, ella no tiene ninguna intención de hacerlo. “¡Jamás, yo Carmen Villalobos Barrios!”, dice supersegura y orgullosa de su nombre completo, una actitud que su ya marido, Sebastián Caicedo, admite feliz y sin complejos.

Ha llegado de Europa fascinada por su belleza, aunque le ha sabido a poco. Ha sido un tiempo de relax necesario después de dos meses superestresantes preparando la boda. Todo salió mejor de lo que esperaba y ahora le corresponde saborear su vida como casada.

¿Hijos a la vista? ¡No way! “Hay que disfrutar, nos acabamos de casar, estamos jóvenes, hay que vivir”, ha dicho alto y claro. Pues haces muy bien, ¡nos encanta verte así de radiante!