Hace 80 años, Carmen Salinas llegó al mundo, en Torreón, México, en la casa donde habitaba con sus padres y en la cama donde ellos dormían. Ahora, sigue durmiendo en ese mismo mueble que es uno de sus tesoros más preciados.

Por Carolina Amézquita Pino
Octubre 07, 2019
Anuncio

Tras 80 años de vida de Carmen Salinas, su historia está plagada de anécdotas, vivencias importantes, pero también de momentos dolorosos. Sin embargo recuerda con orgullo todo lo bueno que le ha sucedido; por ello, quiso compartir un secreto importante: ¡ha tenido siempre la misma cama!

“Yo duermo en la recámara que era de mi madre, porque esa era la recámara en la que nacimos nosotros”, reveló Salinas al diario mexicano El Universal. “Antes [en México] no se ocupaba eso de ir a hospitales, la comadrona [partera] ayudaba a nacer a los niños.

La actriz vivió con carencias que se acrecentaron cuando sus padres se separaron. Pese a ello, siempre buscó ayudar a su familia y, si bien, no pudo cumplirle a su madre la promesa de comprarle una casa, ha ayudado a sus siete hermanos a tener un inmueble propio o remodelarlo para que puedan estar en un hogar digno.

“Mi madre pagaba 25 [pesos, 1.50 dólares] de renta. A los nueve años mis padres se separan, lo que yo ganaba siempre se lo daba a mi madre”, relató. “ Recuerdo que en esa época le dije ‘cuando sea grande la voy a comprar y se la voy a regalar a todos los que viven aquí'. Tristemente no alcancé a cumplir ese deseo”.

Carmen Salinas considera que su buena salud se debe a que siempre se ha dedicado a trabajar. Gracias a su profesión pudo sobrellevar la muerte de su hijo Pedro Plascencia, pero tendrá el dolor de esa pérdida por siempre.

“Nunca he tenido vicios y eso me da tranquilidad y salud”, comentó. “Mucha gente, cuando pierde a un ser querido, se refugia en los vicios, yo me refugié en el trabajo. Cuando se pierde a un hijo o a los padres es la tristeza más grande”.