Sienna Ponce —la hija del actor Carlos Ponce y su exesposa Verónica Rubio— rompe el silencio con People en Español, hablando sin tabúes sobre una crisis de salud mental que cambió su vida y cómo ha logrado salir adelante, ayudando a otros a encontrar la luz.

Por Lena Hansen
Noviembre 03, 2020
Anuncio

Cuando Sienna Ponce se rapó la cabeza una madrugada, su madre vio este acto de rebeldía de la joven de 18 años como una señal de que necesitaba ayuda. "Tuve mucho miedo por ella al pensar qué le había pasado por la cabeza porque lo hizo en medio de la noche, sobre las 4 de la mañana, sin decirle a nadie. Te despiertas con eso y es muy impresionante. Me recordó mucho a Britney Spears hace unos años atrás”, admite la fotógrafa cubanoamericana Verónica Rubio, de 47 años, ex esposa del actor Carlos Ponce, sobre la hija de ambos.

"Empecé a notar cambios en su personalidad. Empezó a alejarse de nosotros. Estaba más seria”, añade sobre la estudiante, que se encerraba en su habitación, perdió el interés por actividades que antes disfrutaba, comenzó a dormir más de día y a padecer insomnio en las noches. “Yo sabía que algo estaba pasando”, revela Rubio, quien estuvo casada con el actor y cantante puertorriqueño durante más de dos décadas y es la madre de sus hijos Giancarlo, de 21 años; Sebastián, de 19; y las gemelas Sienna y Savannah, a las que adoptaron en Rusia cuando eran bebés.

Sienna Ponce - DO NOT REUSE
Credit: Savannah Ponce

“Yo honestamente no lo noté", admite Ponce, de 48 años, sobre la crisis de salud mental de su hija. "Ella tiene una comunicación muy buena conmigo y muy buena con su mamá", cuenta sobre Sienna. "Ella es una niña muy buena, muy entregada, muy dócil. Yo llegaba a la casa del trabajo y veía que mi cafetera estaba llena de agua y sabía que Sienna había ido a la casa a buscar algo porque me llenaba la cafetera, porque le pasaba un pañito a la cocina. Ella es así, es una persona que está constantemente complaciendo a los demás. Tiene un corazón increíble”.

Carlos y Sienna Ponce
Credit: Cortesía de Carlos Ponce

Si bien trataba de esconderlo de sus seres queridos, Sienna admite que vivía una gran angustia al no saber entender ni controlar sus emociones. “Usualmente detrás de la rabia hay tristeza”, afirma su sicóloga Elizabeth Skjoldal, quien habló también en exclusiva con la revista sobre el diagnóstico de depresión y ansiedad de Sienna, y el tratamiento que la ha ayudado a salir adelante.

“Es difícil ver la luz al final del túnel cuando aún estás en la oscuridad, pero lo estoy logrando y quiero ayudar a otras personas a lograrlo también”, confiesa Sienna, quien compartió su historia con la esperanza de ayudar a otros. “Si sienten que algo no anda bien en su interior no lo ignoren”, advierte la joven. “La carga se hace más liviana cuando tienes a otras personas cargándola contigo y no estás luchando sola”.

Sienna Ponce, Veronica, Savannah Ponce - DO NOT REUSE
Credit: Sebastián Ponce

Para Carlos Ponce esta vivencia con su hija ha sido una gran lección. “Hay que estar muy pendientes. Hay señales. Sienna tiene la dicha de tener mucha gente que la quiere, pero hay gente que pasa por esto sin tener a nadie, sin tener a quien contarle", dice. "Sé que ella va a ser una vocera, una persona que va a ayudar a otra gente a buscar ayuda y a sanarse”, añade orgulloso sobre su hija. "Crear una comunidad segura donde podamos hablar de estos temas abiertamente es vital para ayudar a las personas con problemas de salud mental a recuperarse y prevenir el suicidio", concluye Sienna.

Si tú o alguien que conoces necesita ayuda y servicios de salud mental, llama a la línea nacional de prevención del suicidio al 1-800-273-8255, disponible 24/7. Se habla español. Para ver la entrevista completa, busca la nueva edición de People en Español, ya a la venta.