Parece que se acabó la paz entre el actor de Telemundo y su novia, la reportera de El gordo y la flaca (Univision). ¡Mira por qué lo decimos!

Por Moisés González
Noviembre 05, 2018
Anuncio

Aunque en un inicio se resistían a hacer público su romance, una vez que dieron el paso de gritar su amor a los cuatro vientos Carlos Ponce y la presentadora mexicana Karina Banda no han dejado de intercambiarse románticos mensaje a través de las redes sociales. El buen rollo que ha existido hasta ahora entre ambos, sin embargo, podría dejar de existir. El actor puertorriqueño acaba de declararle públicamente la ‘guerra' a su novia en Instagram luego de que la joven reportera se atreviera a fotografiarlo en un momento del día poco oportuno: mientras dormía.

En la instantánea, que el propio Ponce se encargó de compartir en redes como justificación a la ‘ofensiva' que está por iniciar contra su novia, el galán de exitosas telenovelas como Dame chocolate, Perro amor y, más recientemente, Silvana sin lana aparece durmiendo con la boca abierta mientras se encuentra en el interior de un vehículo, que suponemos es de Karina.

“Me hicieron paparazzi. Esto es guerra. Ahora Así. ¡Qué se cuide mi #poncerazzi!”, escribió Ponce en Instagram junto a la citada imagen en la que no luce nada favorecedor.

La ‘amenaza pública' del actor hizo ‘temblar' a Karina, quien con miedo a posibles represalias por haberlo fotografiado de esa manera tan poco favorecedora, se apresuró a dejarle claro que no está dispuesta a jugar a ese juego ya que entre ellos ‘todo es amor'.

“Ya no juego. Nada de guerra, todo es amor. Además era foto privada, el que la publicó fuiste tú ja ja ja ja ja ja ja”, escribió la reportera siguiéndole el juego a su galán.

Este nuevo intercambio de mensajes entre Ponce y Banda confirma que el noviazgo entre ambos marcha a las mil maravillas ya que no hay mejor señal de que todo va bien en una relación que el hecho de que la pareja realice este tipo de bromas y ‘juegos' a través de las redes sociales.

Y nosotros no podemos estar más felices por ellos.

¡Qué viva el amor!