Pese a que hay conversaciones entre los gobiernos, británico y canadiense, para tratar de acomodar la nueva vida de los duques de Sussex en Canadá, las encuestas dejan claro lo que opinan los canadienses al respecto del gasto de los fondos públicos, por más que la pareja les fascine... Te lo contamos al detalle.

Por Nuria Domenech
Enero 16, 2020
Anuncio

Meghan Markle abandonó el Reino Unido casi inmediatamente después de que los duques de Sussex soltaran la bomba en internet de su ya famosa “independencia” de la familia real británica. Volvió a Canadá, donde le aguardaba su hijo Archie y se espera que el príncipe Harry, quien todavía está apagando fuegos en el Reino Unido, se una pronto de regreso con su familia.

Mucho se ha especulado acerca de los tremendos gastos que la nueva vida de la pareja le supondrá a la corona británica, quien solo renunció de momento a un 5% de sus ingresos.

De hecho, se llegó a insinuar desde Londres que era posible que la reina estuviera en conversaciones con el gobierno de Canadá, quien asumiría parte del carísimo coste de seguridad con la que se necesita proteger a la pareja y que asciende a más de un millón de dólares al año.

Medios británicos aseguran que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, le confirmó a Isabel II que se haría cargo de parte de los costes de la residencia de los duques de Sussex, aunque él asegura que en su gobierno todavía no se tomó una decisión al respecto.

Una confiable empresa de encuestas, Angus Reid, confirmó por su parte que casi tres cuartas partes de los canadienses NO quieren que los fondos públicos pague ningún tipo de gasto del nieto de la reina ni de su esposa.

Sólo un tres por ciento de los encuestados mostraron apoyo, mientras que un 19% dijo que no le importaría que les ayudaran con algunos gastos. El 73% restante de los habitantes de Canadá lo tiene claro. Es más, un 66 por ciento de los ciudadanos consideran que la corona británica perdió relevancia.

La única nota positiva hacia los duques de Sussex es ésta: Casi un setenta por ciento de la población considera que el príncipe Harry es la persona más popular de la dinastía de los Windsor.