La cantante ha dicho 'basta ya' de callar y ha compartido un comunicado en el que cuenta el infierno que ha vivido todo este tiempo. "Esta tutela mató mis sueños".

Por Teresa Aranguez
Julio 18, 2021
Anuncio

Aunque en alguna ocasión Britney Spears había dado pistas de la pesadilla que vivía, nunca lo había hecho con la claridad y contundencia de su última publicación en Instagram.

Cansada de los que hablan sin saber, finalmente se ha decidido a abrir la caja de Pandora y dar su versión de los hechos y de lo que ha vivido desde que su tutela se pusiera a cargo de su padre James Spears, en 2008.

Además de arremeter contra la agonía financiera vivida con su progenitor, tampoco dejó irse de rositas a su hermana Jame Spears, quien hace unas semanas compartía un mensaje de apoyo a la artista, para muchos muy tarde y de pura conveniencia.

Hasta ahora ha estado callada, pero este fin de semana rompía el silencio como nunca confirmando el dolor que ha vivido, el acoso en redes y la falta de apoyo familiar que ha tenido en algunos casos.

"¡No me gusta que mi hermana se presente a una ceremonia de premios e interprete mis canciones en remixes! El supuesto equipo de apoyo me dañó enormemente. Esta tutela mató mis sueños así que todo lo que tengo es esperanza, la esperanza es lo único en este mundo que es muy difícil de matar", escribió en un largo mensaje.

Asegura que fue "humillante" ver lo que se decía de ella en los diferentes documentales de su vida en los que destacaban una etapa dura que ya pasó. "Superé todo eso y hace ya bastante tiempo".

A pesar de lo vivido se niega a renunciar a los cuentos de hadas y a esa felicidad que le arrebataron. Por eso afirma que no va a dejar de bailar y publicar videos haciendo coreografías en su perfil, le guste o no a la gente.

Ante las críticas de por qué hace eso y no se sube a un escenario, tiene una respuesta tajante. "No voy a actuar en un escenario pronto con mi padre controlando lo que visto, digo, hago o pienso... prefiero compartir videos desde mi salón de casa en vez de en Las Vegas donde algunas personas estaban tan lejos que ni siquiera podían darme la mano", prosigue.

Y para los que supuestamente como su hermana se suben al carro de su defensa a última hora después de tantos años de dolor y humillaciones, les dice que ya es demasiado tarde y que se vayan por donde han venido.

"¿Cómo te atreves a hacer público ahora que te importo? ¿Me diste la mano cuando me estaba ahogando? No, así que si estás leyendo esto y sabes quién eres y tienes el valor de hacer esto para salvar tu cara a nivel publicitario, por favor para", apuntó en otro post.

Esta aparición de su hermana pequeña hace poco menos de un mes cuando nunca antes lo había hecho así ha hecho pensar que una parte del mensaje de Britney es para ella.

A sus 39 años, la artista internacional confirma que no dará un paso como artista hasta que esta situación cambie y vuelva a estar a cargo de su vida. De momento ya ha podido cambiar de abogado y su lucha en los tribunales sigue más latente que nunca.

Ya no se esconde ni se calla por sus fans, sus hijos y, sobre todo, por ella.