Por Mayra Mangal
Enero 08, 2018
Anuncio

La vida de soltero parece sentarle bien a Brad Pitt. Lejos sus dos exesposas -quienes durante la reciente entrega de los Golden Globes parecieron hacerse el feo– el galanazo se ha dedicado a la escultura, a explorar nuevos proyectos artísticos, e incluso, apostar por nuevas aventuras.

Entre ellas se encuentran la filantropía y el arte. Y cuando este fin de semana se le presentó la oportunidad de ayudar a una buena causa y de paso poder ver Game of Thrones junto a una de sus guapas protagonistas, el rubio de 54 años no perdió el tiempo y apostó miles para lograr su sueño.

Todo sucedió este sábado en Hollywood, durante la séptima subasta anual Sean Penn & Friends Haiti Rising Gala a beneficio de la mencionada nación caribeña. Ahí, testigos observaron cómo Pitt y su colega, Leonardo DiCaprio se enfrascaron en una guerra para ganarse el derecho de ver la popular serie de HBO al lado de Emilia Clarke. Como recordaremos, la rubia hace el papel de Daenerys Targaryen, Madre de Dragones y temible líder de uno los de los reinos que compiten por el poder en la serie de fantasía.

Según reportes de People, Pitt comenzó su puja con $20,000, saltando después a los $80,000. “Solo porque Brad Pitt está apostando no quiere decir que no pueden competir con él”, exclamó el director de la subasta para tratar de animar al público a competir con el rubio.

Al final, el honor de ver GOT con Clarke no cayó en manos de Pitt, quien fue superado por una pareja que ofreció $160,000. Sin embargo, el padre de seis tomó las cosas con espíritu deportivo y se echó a reír sin parar, indicando que todo había sido muy divertido. ¿Será que Clarke se quedó igual de contenta?