De todos los momentos enternecedores del conmovedor homenaje a Kobe Bryant, hubo uno que nos robó el corazón. No puedes perderte cómo Beyoncé trató de ayudar a Vanessa a recuperar la compostura con un sencillo gesto en un momento en el que su amiga se rompió.

Anuncio

El homenaje que se celebró hoy en Los Ángeles en honor a los fallecidos Kobe y Gianna Bryant fue tan conmovedor que perdurará para siempre en el recuerdo de sus fans. La música de Cristina Aguilera, Alicia Keys y Beyoncé resonó en los corazones de los más de 20.000 asistentes que se reunieron en el Staples Center para celebrar la vida de Mamba y Mambacita, mientras que los mejores amigos de Kobe Bryant le dedicaron unas sentidas palabras.

homenaje-kobe.jpg

Entre la infinidad de gestos de cariño que los asistentes le profesaron a la viuda de Kobe, hubo uno que nos conmovió profundamente: el apoyo que le brindó Beyoncé a su amiga Vanessa, rota de dolor en un momento del homenaje en el que Vanessa Bryant se cansó de guardar la compostura.

La forma en que Beyoncé agarró de manera sutil pero firmemente el brazo de su amiga, como diciéndole: no te rompas, aquí estoy, es un gesto que, como bien dicen, vale más que mil palabras.

Vanessa Bryant en el servicio de Kobe Bryant y su hija Gianna

Con las emociones a flor de piel, muchas celebridades compartieron su sentir ante la muerte de este papá legendario y su inseparable hija. Fueron muchos los momentos en que a todos en el estadio se les llenaron los ojos de lágrimas.

Michael Phelps and Nicole Johnson en el servicio de Kobe Bryant y su hija Gianna

A Jimmy Kimmel se le atorababan las palabras al abrir el discurso; Michael Jordan lloró como un niño al recordar que una parte de él murió con Kobe y el brillante Shaq hizo reír a todos recordando el carácter competitivo de Kobe sobre la cancha con una anécdota muy especial.

Vanessa Bryant y Kobe Bryant en familia

Por supuesto, el momento más doloroso se vivió cargado de respeto al escuchar las palabras de la viuda de Kobe: “Dios sabía que aquí en la tierra no podían estar el uno sin el otro… Y tuvo que llevárselos a la vez. Babe, cuida de nuestra Gigi. Yo me encargo de Natalia, Bianka y Capri. Todavía hacemos el mejor equipo. Les amamos y les extrañamos, Booboo y Gigi. Descansen en paz, pásenla bien en el cielo hasta que volvamos a vernos un día. Les amaremos y extrañaremos por y para siempre… Mamá.”