Con motivo de esta jornada tan especial volvimos a recordar el apasionado momento de la parejita en el plató que vio nacer su hermoso amor.

Por Teresa Aranguez
Abril 30, 2020
Anuncio

El 29 de abril se celebraba el Día Internacional de la Danza y muchos famosos y gente común recordaban momentos inolvidables de esta disciplina tan importante. Entre ellos no podía faltar uno muy especial que dio lugar a una de las historias de amor más bonitas de los últimos tiempos en el mundo del entretenimiento.

Una risueña Adamari López se aventuraba a participar en el concurso ¡Mira quién baila! y el mejor premio de todos, sin duda, fue su romance con el hoy padre de su hija, Toni Costa.

De eso hace ya casi una década. La química entre ambos en la pista traspasó todo y más, y así lo demostraban en cada una de sus coreografías. Verles se convirtió en un sueño para muchos que además de aplaudir su arte, vivían emocionados la evolución de su historia de amor.

Aunque ya medio se sabía que la parejita de baile también lo había empezado a ser en la vida real, fue este beso después de su apasionado tango que nos tumbó a todos en la sala de nuestros hogares.

Terminaron y todavía con el corazón a mil por la fuerza de la coreografía se miraron y no pudieron evitar besarse. Naturalidad absoluta, el amor no se puede disimular y ellos ni pudieron ni quisieron hacerlo, siempre desde el respeto y la elegancia.

Hoy siguen bailándole a la vida, pero ya no están solos, ahora les acompaña el fruto de su amor, Alaïa, quien ha llenado su vida de bendiciones y multiplicado su amor. Han formado el hogar y la familia de ensueño que siempre anhelaron y ¡hasta han vuelto a bailar juntos!

Lo han hecho en las clases virtuales de Toni en las que tanto su chica como su hija lo acompañan siempre que pueden y nos alegran la vista y el corazón, además de hacernos sudar. ¡Felicidades por tanto amor!