Joven paramédico salva la vida a un bebé de tres meses tras encontrarlo en el interior de una camioneta hundida en un lago

Por Teresa Aranguez
Marzo 19, 2017
Anuncio

Un paramédico de Illinois, Todd Zobrist, se ha convertido en todo un héroe al saltar a las gélidas aguas de un lago y salvar la vida de un bebé que flotaba y que en un principio confundió con una muñeca.

En cuanto fue testigo de que una camioneta estaba hundiéndose en el agua, no dudó en dirigirse a ella y sacar al pequeño de tres meses con el que se encontró. Las posibilidades de salvarse eran muy bajas porque las aguas están heladas y hacía mucho frío. Sin embargo, sus conocimientos médicos y su esfuerzo tuvieron un final feliz.

Todo empezaba en la madrugada del jueves. Una camioneta abandonaba la casa de Cristy, de 32 años, y Justin Cambell, de 37, divorciados desde 2013 tras una relación llena de peleas y violencia doméstica. Así lo asegura el diario Bellville News-Democrat.

Nada más irse el SUV de la casa donde vivía la expareja y sus siete hijos se empezaron a divisar llamas en ella y varios niños saliendo corriendo. Poco después el cuerpo del padre sería encontrado en el interior por las autoridades.

Según el periódico Gazette, un testigo vio la camioneta dirigirse hacia el lago Silver, hacia las 5.30 de la madrugada. Horas después el cuerpo sin vida de Cristy también sería encontrado sin vida.

Zobrist y su compañero vieron la furgoneta en malas condiciones en el agua y no se pensaron dos veces ayudar. Pero hubo sus momentos de dudas porque Todd sabía que arriesgaba su vida tirándose al agua. “Por un momento pensé. ‘Esto es una terrible decisión y tengo que volver porque me voy a meter en problemas'”, explica a la revista PEOPLE. “Pero ya estaba húmedo y frío”, añade.

Conforme se acercó al vehículo todavía flotando le pareció ver algo. “Parecían dos pies y dos manos”, recuerda. El joven cogió la pierna y tiró hacia fuera dándose cuenta de que se trataba de un bebé que estaba flotando boca arriba e inconsciente.

Rápidamente lo llevó a la orilla y empezó a presionarle el pecho y hacerle la respiración boca a boca. Poco después el bebé empezó a toser y echar agua. Finalmente el pequeño fue llevado al hospital donde sería tratado con éxito y finalmente dado de alta.

El chiquitín y el resto de los niños ya están con sus familiares.