El bautizo de Archie, el hijo de Meghan Markle y el príncipe Harry, genera múltiples críticas y mucha controversia por esta decisión de los duques.

By Teresa Aranguez
July 06, 2019 12:17 PM

Se supone que tenía que ser un día tranquilo, alegre y para disfrutar. En cambio, para los que esperaban disfrutar del bautizo del pequeño Archie ha sido toda una decepción. Cientos de personas esperaban la llegada del bebé y sus padres, Meghan Markle y el príncipe Harry, como suelen hacer los británicos en los evento reales de esta embergadura.

Sin embargo, ni rastro de nadie, ni palabras de agradecimiento. La gente se ha quedado esperando un posado, un saludo y un momento cómplice con el pueblo.

El exceso de intimidad, privacidad y protección ha generado duras críticas por parte de medios y ciudadanos. Lo único que han permitido ver son dos fotos que han publicado en su perfil de Instagram, que para muchos desprenden frialdad.

Una de las imágenes mostraba a los miembros de la familia real donde no han posado los hijos de los duques de Cambridge, Kate y William. Algo que da bastante sobriedad a la imagen que se limita a mostrar a los abuelos, hermano y poco más.

Ha llamado la atención la ausencia en la foto de la gran reina madre, Isabel II. La segunda imagen, mucho más tierna, muestra un precioso posado de unos padres embelesados con el pequeño Archie.

Tal y como anuncia el comunicado, lleva una réplica de una mantilla que ha sido utilizada por todos los niños de la casa real en las últimas décadas. La original debido a su antigüedad, se ha preservado para evitar su deterioro. El chiquitín luce cómodo, tranquilo y feliz en los brazos de su madre cuya cara es la viva imagen del amor.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

A lo que no se le puede sacar pegas es al estilismo de Meghan. Una vez más, la duquesa de Sussex brilló por su elegancia en un espectacular traje blanco y un elegante sombrero. Un color muy habitual en la que fuera actriz.

La ceremonia ha sido discreta y privada, con tan sólo 25 invitados y poco más. Otro gesto que ha molestado al pueblo pues consideran que debería haber sido un acto más popular y generoso, teniendo en cuenta el dinero que han usado de las arcas públicas para reconstruir su millonaria casa.

Una decepción que vuelve a poner a Meghan y su esposo en el punto de mira.

Advertisement