La joven y su madre, Carolina Sandoval, han compartido los logros de la influencer y empresaria, también en qué gasta sus beneficios. Y para sorpresa, no todo son caprichos...
Anuncio

Su nombre ya es toda una marca, la de Bárbara Camila, una empresa creada por ella solita gracias a una visión clara y decidida de lo que quiere.

Su empresa ofrece, entre otras cosas, conjuntos, blusas, pantalones y modelos deportivos que ya se han convertido en todo un éxito a pesar del poco tiempo que lleva en el mercado.

A sus 19 años es toda una emprendedora de éxito que cuenta con su propia economía y no depende de sus padres.

Pero no solo eso, el dinero que gana va más allá de caprichos, y así mismo lo ha contado junto a su madre, Carolina Sandoval, en otra animada charla en el podcast: ¡Cuéntamelo todo!

Barbara Camila
Credit: Instagram/@barbaracamilas

Aunque muchos podrían imaginarse que lo que ingresa es solo para ella y para aquellos antojos que se ha ganado con creces por su esfuerzo y trabajo, esa no es la realidad.

"La gente que nos escucha y tal vez nos ve, no sabes nada de mi hija Bárbara Camila Sandoval", dice con orgullo la venezolana de su primogénita.

"Bárbara Camila paga su carro, Bárbara Camila paga su universidad, Bárbara Camila tiene responsabilidades en esta casa y Bárbara Camila hasta ayuda a su abuela y acierta parte de la familia de su corazón", explicó la comunicadora.

Unas palabras confirmadas por la joven, quien aseguró vivir una gran estabilidad económica, resultado del trabajo y la entrega a sus ideales.

"Yo estoy muy orgullosa y aprecio ese hecho que acabas de decir de que yo pueda ayudar a mi familia, de que pueda pagar mis propias cosas, mis estudios, mi carrera, mi empresa, y amo poder tener esa capacidad de hacerlo, se lo agradezco a Dios, a mi familia y a mi mamá específicamente. Me encanta tener esa posición que mucha gente a mi edad no tiene. Y yo cuido eso, no solo el dinero, que también, sino esa responsabilidad, ese orgullo que siento", agregó la joven.

Esa es su vida y tiene claro que así seguirá, por eso, el hombre que llegue a su corazón tendrá que respetar todo eso, además de a su mundo sagrado: su familia. "Que tengan sus ambiciones, sus sueños y no paren de lograr lo que se imagen, yo quiero a alguien que no es que tenga los mejores títulos o todo el dinero del mundo, simplemente que no pare de luchar por sus cosas".

Una lección que ha aprendido en la mejor escuela de todas, su hogar, donde la han enseñado a trabajar por lo que quiere. "Si lo tenemos es porque de verdad conquistamos todos los obstáculos para lograr esa realidad".

Su imperio apenas acaba de empezar y Bárbara Camila promete seguir yendo en busca de sus sueños que, por cierto, son muchos.