La hija de Carolina Sandoval se sinceró con sus seguidores y compartió sus decisiones y los pasos que dará con respecto a sus estudios y su residencia.
Anuncio

Hace apenas un semestre, Bárbara Camila planeaba ilusionada junto a su familia su nueva aventura, una de las más importantes de su vida: su mudanza a Chicago para empezar a estudiar su carrera universitaria.

Sus seguidores vivieron con emoción la transformación de su cuarto en todo un apartamento acogedor y lleno de comodidades que le hicieran su día a día más agradable. Han sido unos meses de mucho aprendizaje para la hija de Carolina Sandoval, y no solo en las materias de sus clases, sino también en lo personal.

Tras el anuncio de la conductora del posible regreso de la joven a Miami, donde lleva más tiempo de lo normal tras la fuerte ola de infecciones que llegó con Ómicron, Bárbara Camila ha decidido contar en primera persona qué planes tiene y qué siente en estos momentos.

Por ahora regresa a Chicago. Este domingo retorna a la ciudad donde estudia. Entre maletas y también mucha nostalgia, la empresaria admitió que no es fácil separarse de su familia, de sus amigos y la ciudad que tanto ama, Miami.

Bárbara Camila
Bárbara Camila
| Credit: IG/Bárbara Camila

Esa ha sido precisamente una de las lecciones más importantes que asegura haber aprendido. Con la pérdida reciente de un familiar, la estudiante se ha planteado si realmente quiere estar lejos de los suyos o permanecer cerca de ellos y disfrutar cada segundo en su compañía.

"Estos días he pensado mucho en eso, puede ser que sí sea una decisión mía el regresar a estudiar a Miami, no es porque no me guste Chicago... pero yo creo que todas las cosas pasan por algo, hay muchas lecciones en la vida que uno tiene que aprender y creo que esta fue una de ellas para mí", expresó con gran seguridad.

Un directo que hizo con su hermanita chiquita durmiendo detrás en su cama. La escena de gran ternura demuestra que Bárbara Camila no quiere perderse ni un solo momento de esa pequeña princesa y de su gente querida. Por el contrario, quiere saborear cada instante con ellos porque uno nunca sabe lo que puede ocurrir mañana.

"No es que a los 18 años ya tienes que volar y ser independiente, yo tengo 18 años y sí, soy una persona independiente que he aprendido muchísimo pero que admite que amo donde nací, amo mi ciudad, amo el 305, amo a mi familia, amo a mis amistades, amo tener a mi hermana cerca de mí...", prosiguió.

Una conclusión muy madura porque a su edad ha descubierto qué quiere y qué le hace realmente feliz por encima de cualquier imposición social.

De momento, Bárbara Camila regresa al frío de Chicago para acabar este nuevo semestre. Lo hace contenta y entusiasmada, pero también con las ideas más claras que nunca. Eso sí que es un éxito personal. ¡A por ello!