En entrevista con el diario El País, el reguetonero dio explosivas declaraciones. El cantante puertorriqueño habló del precio de la fama, su orgullo latino y cómo venció la depresión.

Anuncio

Bad Bunny hoy es un ícono global, pero no olvida que trabajaba en un supermercado en Vega Baja antes de saltar a la fama. El reguetonero de 26 años confesó al diario El País que mantener la cordura no es nada fácil. “Algunos días es difícil, pero no me ha dado tiempo a volverme loco”, dijo entre risas. “Hace poco que tengo 100 por ciento claro en la cabeza lo que he conseguido, quizá hace un año o seis meses. Pero hasta entonces, muchas veces se me olvidaba, sentía que era el chamaquito del supermercado. Pasaba algo y decía: ‘¡Diablos!’. Y luego: ‘Ah, no, espera, si yo tengo aquí…”, añade, apuntando a su bolsillo.

El artista —cuyo verdadero nombre es Benito Antonio Martínez Ocasio— es el artista global número 1 del 2020 en Spotify, con más de 8.300 millones de reproducciones de sus éxitos, y tiene 29 millones de seguidores en Instagram. Su más reciente disco El último tour del mundo hizo historia como la primera producción en español en alcanzar la primera posición de la lista Billboard 200. El también actor —que aparece en la serie Narcos: México y comparte créditos con Brad Pitt en la película Bullet Train— se define "como un artista que ve las cosas de manera diferente y trata de crear su propio mundo".

Bad Bunny
Credit: (Scott Dudelson/Getty Images)

Benito creció en una familia de clase media. Su madre era profesora de inglés y su padre chofer de camión. En un momento, el trapero consideró ser periodista y estudió Comunicación en la Universidad de Puerto Rico. Luego abandono ese camino para seguir con la música e hizo su triunfal debut con "Soy peor" en el 2016.

Si bien sus letras están cargadas de sexo, el artista dice que se asegura de que no sean machistas. Es defensor de los derechos de la comunidad LGBTQ y del feminismo. "Tengo fans de muchos tipos; fans de la comunidad LGTB y también, estoy seguro, fans homofóbicos. Feministas y machistas. Yo tengo la capacidad de engancharlos con este reguetón y con este vocabulario. Les hablo como hablamos nosotros y les doy un mensaje sin que sientan que les doy un sermón”, añade.

El artista ha roto el molde en la moda urbana, luciendo faldas y uñas largas y coloridas, y al vestirse como mujer en su video de Yo perreo solaDesde niño admite que se cuestionaba por qué las mujeres se pintaban las uñas y los hombres no, y que le atraía la ropa femenina porque era más creativa. “Es parte de mí y ha acabado siendo revolucionario”, reveló al diario.

Bad Bunny
Credit: (Steven Ferdman/Getty Images)

En el 2020 puso nerviosos a sus fanáticos cuando consideró retirarse. "En ese momento lo dije porque lo sentía; soy una persona que cambia de ánimo de repente, bien sentimental”, confiesa.

La polifacética estrella dijo que hace unos años sufrió depresión. “Me preguntaste antes cómo no me había vuelto loco. Pues creo que ese fue el momento que iba a determinar si yo me iba a volver loco o no. Del 2016 al 2018 desaparecí, yo estaba metido en una cápsula, sin enterarme de nada. El mundo me veía, pero yo estaba desaparecido”, reconoce. Bad Bunny recuerda que por compromisos laborales se desconectó de su familia y dejó de disfrutar pasatiempos como ver peleas de boxeo. “Y ahí fue cuando yo dije: '¿Quién soy?, ¿qué está pasando?' ”. Entonces recuerda que voló de Argentina a su casa en Puerto Rico y decidió tomarse un descanso.

El éxito no parece haber cambiado su esencia. Creció admirando al salsero Héctor Lavoe y cantando en español ha logrado grabar con estrellas mainstream como Drake, Cardi B y Jennifer López. “Hay que romper eso de que los gringos son dioses… No, papi”, afirma. "Me enorgullece mucho llegar al nivel en el que estamos hablando en español y no solo en español, sino en el español que hablamos en Puerto Rico. Sin cambiar el acento”.