El conejo malo sigue sumando éxitos en su carrera y ahora sus fanáticos podrán descubrir su faceta de actor como uno de los protagonistas de la tercera temporada de la serie Narcos: México de Netflix. ¡Los detalles!

Por Leonela Taveras
Noviembre 10, 2020
Anuncio

El artista urbano Bad Bunny sigue como su disco, haciendo lo que le da la gana. En esta ocasión sumará otro home run en su carrera artística, ahora como parte del elenco de la exitosa serie Narcos: México de Netflix.

El cantante puertorriqueño de 26 años es uno de los invitados estelares de la tercera temporada del show, en la que dará vida a a Arturo -Kitty- Paez, reconocido miembro de la pandilla de jóvenes ricos y conectados de la alta sociedad que se unieron al cartel conocido como Narco Juniors, informó la revista Vulture.

Credit: Amy Sussman/BBMA2020/Getty Images for dcp

El anuncio se produce meses después de que el intérprete de “Yo perreo sola” reveló a Rolling Stones que tras su participación en el Super Bowl con Jennifer López, Shakira y JBalvin, viajó a México a grabar algunas escenas de la producción, pero el proyecto se detuvo por la pandemia del coronavirus.

Además del cantante, Luis Gerardo Méndez, Alberto Guerra y Luisa Rubino también se unirán a la esperada nueva temporada de la narcoserie. El primero interpretará a Víctor Tapia, un policía de Juárez con un dilema moral: a pesar de su reticencia a meterse en problemas, se ve atraído por el misterio de una serie de asesinatos brutales.

Guerra encarnará a Ismael El Mayo Zambada, un poderoso narcotraficante y antiguo socio del Chapo Guzmán, mientras que Rubino será Andrea Nuñez, una joven periodista idealista y ambiciosa con la tarea de exponer la corrupción.

La nueva temporada de Narcos: México se sigue rodando en México a pesar de la pandemia de la COVID-19 y Netflix aún no ha confirmado su fecha de lanzamiento, informó Vulture.

Nueva temporada

Ambientada en los años noventa, cuando se dispara la globalización del negocio de la droga, la tercera temporada examina la guerra que estalla después de la ruptura del imperio de Félix Gallardo. Mientras los cárteles recientemente independizados luchan por sobrevivir a la agitación política y la escalada de la violencia, surge una nueva generación de capos.