Está siendo un año muy difícil para la reina, que parece que con la retirada del príncipe Andrés vuelve a tomar el control de su familia, en lo que suena como una amenaza para los más jovenes de los royals.

Por Nuria Domenech
Noviembre 22, 2019
Anuncio

Este año que está a punto de terminar fue muy difícil para la reina Isabel. Mientras que el príncipe William y Kate ganan puntos entre los fans de la monarquía y se van afianzando en su papel de herederos de la corona, el escándalo reciente del príncipe Andrés y la polémica que desató la entrevista de Harry y Meghan en su documental de África, son dos golpes difíciles de superar.

reina-isabel.jpg

Según cuenta una fuente al diario inglés Express, la reina Isabel siempre pondrá por delante a la corona y nunca permitirá que ninguno de los miembros de la familia ponga en peligro la institución.

reina-isabel-meghan-harry-1.jpg

Por ello no ha dudado en permitir que su propio hijo se retire de su cargo público. “La reina actuó de forma de rápida y decisiva. Está nuevamente en control. Este escándalo de Andrés estaba afectando a la corona y ella no consiente que los sentimientos se interpongan en el camino de la institución. Esta forma de reaccionar está dirigida especialmente para los miembros más jóvenes de la familia, Meghan y Harry. No tolerará que den un paso más fuera de su línea”.

reina-isabel-meghan-harry-2.jpg

Además de este, muchos otros medios con fuentes fiables aseguran que la reina Isabel no está nada contenta con la forma en que Harry y Meghan están llevando sus problemas personales frente a los medios.

andrecc81s-beatrice-eugenia.jpg

La forma en que hicieron públicas sus debilidades y la demanda que finalmente interpusieron contra una publicación, les alejan de su postura de mantener siempre a raya su privacidad y no cuentan con su apoyo.

meghan-harry.jpg

A Harry y a Meghan se les espera muy pronto en California, acompañados de Archie, donde se dice que pasarán el Día de Acción de Gracias y es posible que también la Navidad durante sus inminentes vacaciones de seis semanas.