La mamá de de Verónica Castro y José Alberto Castro, es también la abuela de Cristian Castro. Su pérdida ha dejado un gran vacío en una familia que le adoraba. Descanse en paz.

Por Nuria Domenech
Abril 25, 2020
Anuncio

Si esta mañana nos hicimos eco de la desafortunada pérdida de la mamá de Verónica Castro, ahora es su nieta, la actriz Sofía Castro, hija de José Alberto Castro y Angélica Rivera, la que llora la pérdida de su querida abuelita.

En un conmovedor post en instagram la joven intérprete se lamentó de cómo el coronavirus hizo la triste experiencia aún más difícil… Desde aquí, queremos enviar a toda la familia nuestro más sentido pésame.

“En medio de una pandemia perdí a mi abuela, la más bonita, la de los ojos azules, el gran amor de mi papá y nuestra abuela incondicional para nosotros 7, porque siempre estuvo sin importar qué. Siempre nos contestaba el teléfono diciéndonos que le alegraba el día tu llamada. Siempre nos daba los mismos consejos: que nos cuidáramos porque éramos el tesoro más grande que mi papá le había dado, que por nada del mundo dejara de perseguir mis sueños, que no hiciera caso a comentarios feos, que me pusiera mascarillas en mi pelo y que lo más importante era que me cuidara el cuello por que era lo que más rápido se arrugaba”, dijo añadiendo unas sonrisas.

Después continuó hablando de su querida abuela paterna: “Que estaba muy orgullosa de mi por todo lo que había logrado… Nos contaba historias eternas siempre con mucha clase y elegancia, siempre hermosa con sus diademas en la cabeza, hacía la mejor leche de chocolate, nos defendía de los regaños de mi papá (aunque nosotras no tuviéramos la razón) Sí… Era la más alcahueta de todas y siempre con su bendición te hacía quedarte tranquila”, recordó.

“Nos dejo el gusto por el animal print, todo lo que tuviera brillos y por Las Vegas, porque nunca he visto una mujer con tanta suerte en un casino como ella y así puedo recordar muchas cosas hermosas y divertidas a su lado”.

Mencionó la rareza de vivir algo así dentro de estos días extraños de aislamiento por el Covid-19: “Hoy en medio de todo esto que estamos viviendo es mucho más difícil el tenerte que despedir con un tapabocas, el que tus manos y las de ella estén separadas por unos guantes de látex para no contagiar ni ser contagiado. Mi abuela Coco, ella tan única, se fue ayer y se llevo un pedacito de mi alma junto con ella… Fue la mejor abuela que me pudo tocar”.

Y después de recordar algunas anécdotas como que le divertía aprender a caminar con sus tacones, se despidió: “A pesar de que ya no estará más con nosotros, está su amor, está su tiempo y todo lo que nos enseñó. Nos pidió que la recordáramos siempre como una mujer fuerte y no me cabe la mayor duda que así será : Mi abuela Coco. Hasta siempre mi bien amada ❤ GRACIAS POR TANTO”.