Evaluna Montaner y el cantante colombiano se juraron amor eterno en una ceremonia de ensueño en Miami. Aquí todos los detalles y mejores momentos del precioso enlace.

Por Teresa Aranguez
febrero 09, 2020
Anuncio

Después de cuatro años de feliz relación, Evaluna Montaner y su prometido Camilo Echeverry se han dado el ‘Sí, acepto’, en una romántica boda este sábado en la ciudad de Miami.

La boda estuvo repleta de momentos entrañables y emotivos. Aunque sin duda el que nos llegó directo al corazón fueron las lágrimas que derramó el cantante colombiano al ver llegar a la novia del brazo de su padre, Ricardo Montaner.

El intérprete de “¿Qué vas a hacer?” llevaba del brazo a su hija a la que entregó en el altar. El beso del padre a la joven fue otro de los instantes que nos hizo vibrar. La pareja, que se había comprometido el año pasado, cumplía el sueño de unir sus vidas en matrimonio y emprender una vida juntos como marido y mujer.

Camilo no dejó de llorar en toda la ceremonia. Incluso cuando le correspondía leer su votos tuvo que parar porque no le salían las palabras. El momento fue de lo más cómico y los invitados no pudieron evitar reírse ante la dulzura del novio que estaba embargado de la emoción.

El cantante venezolano usó sus redes para expresar el orgullo que sintió al llevar a su pequeña del brazo hasta su ya marido. “Llevándote al altar”, escribió junto a esta preciosa imagen en Instagram. Como era de esperar los novios bailaron al ritmo de una de las canciones del artista que arrancó las lágrimas de emoción de los invitados.

Los ya recién casados quisieron compartir con su público la foto más feliz de ese día, una instantánea que refleja el profundo amor y la absoluta felicidad que sienten de haberse unido para siempre. “Camilo y Evaluna. Un solo ser”, escribió la joven en sus redes. Una frase casi tan romántica como la que puso el cantante del tema del momento “Tutu”. “Camilo y Evaluna. Para Siempre. ¡La Tribu está completa!”.

Para la ocasión, la novia eligió un traje clásico pero con toques modernos, blanco y de vuelo, con un escote precioso en uve y de tirantes que dejaba sus brazos y parte de su espalda al descubierto. El novio también se decantó por un traje muy de novio, color oscuro aunque sin corbata ni pajarita. Ambos llevaron el accesorio más importante de todos en una boda, su sonrisa de absoluta dicha. ¡Muchísimas felicidades a los recién casados!