Con trabajo, esfuerzo y mucho, mucho amor, la puertorriqueña ha construido la casa de sus sueños junto a sus hijos y sus mascotas. Un oasis de paz absoluto.

Por Teresa Aranguez
Abril 11, 2020
Anuncio

Conocerla es quererla. Dayanara Torres es de esas personas que deja huella por su positividad y optimismo. Incluso en los peores tiempos ella consigue ver esa otra cara de la moneda donde habita siempre la luz y la esperanza.

Ese amor que le pone a todo lo que hace se percibe en cada trabajo, en sus dos hijos, Cristian y Ryan, y, por supuesto, su hogar. Lo ha construido solita a base de esfuerzo y ganas y el resultado salta a la vista.

Es su templo de paz donde reúne a familiares y amigos para disfrutar, pero también su espacio más personal para crecer espiritualmente, hacer ejercicio y hacer unas deliciosas recetas como nos muestra en sus redes.

En estos días, con la celebración de la Semana Santa, Dayanara nos ha mostrado cómo adorna la entrada de su hogar con una cruz y lo importante de mantener la fe, la esperanza y la solidaridad. Especialmente teniendo en cuenta la complicada etapa que vivimos con la llegada del coronavirus.

En su casa no faltan la música, los libros, las flores y las velas, todo en un entorno cálido donde predominan los colores pasteles que contrastan con tonalidades más oscuras de algunos de sus muebles. Su casa no es un museo, es de las que se disfruta, en donde se pasean felices de la vida sus mascotas, donde se baila y se canta, en definitiva, un hogar lleno de vida.

Uno de los lugares que más se goza y nos comparte es su precioso jardín donde, además de hacer ejercicio, también juega con sus preciosas mascotas y disfruta de sus seres más queridos alrededor de la piscina.

Dayanara también tiene su espacio personal, su biblioteca donde escribe, lee, estudia sus proyectos y trabaja. Un precioso rincón que nos ha compartido en más de una ocasión en sus redes sociales y que People en Español invadió hace un tiempo durante una de las maravillosas sesiones de foto con la exMiss Universo.

En definitiva, un espacio cargado de, además de muy buen gusto, amor y energía positiva desde donde nos manda mensajes optimistas estos días de confinamiento. Gracias por compartirlo con nosotros. ¡Home sweet home!