La actriz mexicana recordó a través de sus redes sociales el momento en el que se presentó por primera vez en la casa de su abuela paterna cuando acababa de cumplir la mayoría de edad.

Por Moisés González
Abril 22, 2020
Anuncio

La realidad muchas veces supera a la ficción y lo que pensamos que solo puede ocurrir en las telenovelas termina sucediendo en la vida real con más frecuencia de la que creemos. Y si no que se lo pregunten a Ariadne Díaz, la protagonista de exitosas ficciones de Televisa como La malquerida y La doble vida de Estela Carrillo. Al igual que les sucede a muchas de las heroínas que podemos ver en los melodramas, la actriz mexicana creció sin la figura de su padre.

Ariadne Díaz
Mezcalent

Su caso todavía resulta más peculiar si tenemos en cuenta que la intérprete de 33 años no conoció a ningún miembro de su familia paterna hasta que cumplió la mayoría de edad.

Así lo reveló Ariadne en una reciente transmisión en vivo que realizó a través de sus redes sociales, donde la actriz recordó el momento en el que se presentó por primera vez en la casa de su abuela paterna cuando acababa de cumplir 18 años para conocer a su familia.

"Yo llegué a su casa como de novela, así de ‘hola, ¿cómo están? Soy la hija que no sé si sabían si existía o no", rememoró la también heroína del melodrama La mujer del Vendaval.

A diferencia de lo que ocurre muchas veces en la ficción, Ariadne tuvo un acercamiento muy bonito con su familia, especialmente con su abuela, quien falleció hace varios años.

"Empecé a tener una relación con ellos a partir de los 18 años, una relación no muy profunda o no que nos viéramos muchísimo porque justo a esa edad yo me fui a la Ciudad de México y ellos viven en Guadalajara, entonces de vez en cuando hablaba con mi abuela, lindísima, aparte guapísima, hermosa, siempre superarreglada", compartió la mamá de Diego.

"Ella de verdad me abrió las puertas de su casa, de su corazón, de su vida", agregó Ariadne, quien se encuentra pasando la cuarentena en su natal Puerto Vallarta, en México.