Un sábado lluvioso nunca es buen consejero... Al menos, la conductora de Un Nuevo Día aseguró que ahí fue donde comenzaron sus problemas.

Por Nuria Domenech
Septiembre 12, 2020
Anuncio

A quien no le haya pasado alguna vez lo mismo, que tire la primera piedra. Adamari López se asomó a sus redes brevemente para desahogarse después de un acto que acababa de cometer la tarde del sábado y que no le tenía nada tranquila.

Desde una tienda, en un primer plano desde su celular y con la mascarilla colgando de una oreja, esto fue lo que confesó la conductora de Un Nuevo Día a sus fieles seguidores: “¡Hola! Feliz sábado a todos, les mando muchos besos… ¡Ay! Aquí estoy cometiendo un pecado", dijo.

IG Adamari López

"Yo estaba muy tranquila en mi casa, sábado lluvioso, y de pronto me puse a ver el instagram y me encuentro con esta boutique que tiene un montón de cosas lindas…” recordó. “Llamé por una cosa que me gustaba y cuando me bajé, disque que a pagar, me llevé un montón de cosas más... ¡Qué terrible! ¿Les ha pasado a Vds.? ¡Madre mía!”, exclamó con aire de arrepentimiento antes de cortar la transmisión.

En fin, un descuido lo tiene cualquiera y, si se trabaja tanto como ella, habrá que perdonarla. Además de sus madrugones diarios, ayuda a su hija en las clases virtuales y tiene a su esposo Toni Costa enfermo, reposando durante una semanas en las que el doctor le dijo que tiene caminar con una bota terapéutica porque se encontró con una fractura crónica en el dedo del pie.

IG Adamari Lopez

Así que es comprensible que en una tarde de lluvia se peque con un atracón repentino de compras, que de vez en cuando no es tan malo y sube la moral, siempre que uno se lo pueda permitir.

Con quien seguro la bella actriz no mide sus gastos es con su princesa Alaïa. Así fue de impactante la última fiesta de cumpleaños que le regaló a su hija.

¡Ánimo Adamari! Seguro que lucirás tus nuevos modelitos encantada con la estupenda figura que te está dejando tu nuevo estilo de vida...

¡Mañana será otro día!