La actriz de El señor de los cielos compartió el durísimo momento que vivió al ser ingresada en el hospital y, sobre todo, el profundo miedo que sintió al despedirse de su marido y su hijo.
Anuncio

Valiente, muy emocionada y decidida a dejar el dolor atrás, Angélica Celaya compartió un difícil episodio que ha marcado su vida para siempre. Ella y su esposo se contagiaron de coronavirus. Afortunadamente su pequeño Ángel, nunca mejor dicho, salió libre y no contrajo el virus.

Con lágrimas en los ojos, la protagonista de El señor de los cielos contó a Jessica Maldonado para Al rojo vivo cómo vivió este duro momento. Todo empezó cuando su esposo notó ciertos síntomas como la falta de gusto, olfato y la presencia de fiebre.

"Nos hicimos la prueba rápida de 24 horas, nos dan los resultados y solamente somos Luis y yo, mi niño está negativo", recuerda aliviada la actriz mexicanoamericana. Ese era su mayor temor. El chiquitín finalmente estaba limpio, pero llegaba otro complicado momento: despedirse de él y su marido para ser aislados.

Angélica tuvo que decir adiós temporalmente a los dos amores de su vida para ser ingresada. Ese sí fue un dolor grande que jamás podrá borrar de su cabeza y su corazón. "Me despido de mi niño, él estaba viendo una caricatura, se estaba riendo, lo abracé, lo besé y dije, 'así mismo lo quiero recordar'", dice con la voz entrecortada.

También se despidió de su marido, Luis García. Sabían que este virus había traído consigo casos muy extraños, así que aunque ellos saldrían adelante, tenían la necesidad de decirse adiós, por lo que pudiera pasar.

"Luis y yo nunca nos despedimos porque es como de 'ahí nos vemos'. Y en ese momento me agarra y me da un abrazo bien fuerte, sentí un, 'uy, él tiene miedo también'", expresó entre lágrimas al recordarlo.

Ahora todo ha quedado en el pasado y la protagonista de Mariposa de barrio, donde dio vida a Jenni Rivera, reconoce cuál ha sido la mayor lección que le ha dejado esta experiencia, una que se dice mucho pero que hay que poner en práctica cada día. "Aprendes a apreciar lo que realmente es importante", dijo tajante.

Su prioridad siempre ha sido su familia pero ahora lo es mucho más. Ya están juntos y con la fuerza de su amor esperan dejar pronto esta pesadilla atrás y mirar al futuro con más ilusión aún si cabe. Gracias, Angélica, por tan sincero testimonio. ¡Todo lo mejor para ti y tu hermosísima familia!