El anuncio sobre la cremación del cuerpo de José José antes de llegar a su homenaje en México ocasionó el dolor de su segunda esposa, Anel Noreña, quien ante dicha noticia estalló en llanto en un programa televisivo durante la transmisión en vivo del sepelio.

Por Carolina Amézquita Pino
Octubre 07, 2019
Anuncio

Se dijo que el cuerpo de José José sería cremado; una parte de las cenizas se quedaría en Miami, mientras la otra vendría a México para el homenaje. Anel Noreña, quien fuera segunda esposa del cantante y madre de sus dos hijos mayores, estaba como invitada de un programa de televisión siguiendo en vivo dicho reconocimiento póstumo. Cuando se enteró que los restos completos de el Príncipe de la canción no vendrían a México estalló en llanto.

“Eso es cosa de la niña [Sarita], se los prometo. No es posible, no es posible. Pepe y Marysol no pueden haber tomado esa decisión con ella”, advirtió con lágrimas en los ojos Noreña mientras estaba en el programa Ventaneando (TV Azteca). “No es posible, no es cierto, no es cierto”.

Anel Norena

Para la exesposa del intérprete de “Ya lo pasado, lo pasado” consideró que no es correcto impedir al pueblo mexicano que vea el cuerpo de su ídolo. Dejó claro, que sus hijos, José Joel y Marysol, no podían haber aceptado tan fácilmente esa decisión.

“Es que no entiendo”, agregó sin dejar de llorar. “No puede haber quedado en eso; no pueden haber quedado en eso después de ocho días de estarles rogando que se los dejaran ver”.

josc3a9-josc3a9.jpg

Ante su desesperación Anel Noreña se dijo capaz de hablar con el primer mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, en la conferencia que ofrece a diario por la mañana para pedir su intervención.

“Tenemos que ir a ver al señor presidente, si es necesario, para que nos ayude, que venga el cuerpo [a México] y después lo que quieran; pero que nos lo dejen ver”, mencionó. “Es un tema especial y corre el tiempo. ¿Quién puede tener esa autoridad si no es el gobierno? José no es cualquier gente”.

Lo último que se dio a conocer fue la suspensión momentánea de dicha cremación.