En una de sus entrevistas más sinceras, la cantante admitió que sus años de fama y éxito desmedido no siempre fueron tan bonitos como se veía desde fuera.

Anuncio

La vida ha sonreído a Anahí, quizás por eso la sonrisa es su rasgo más llamativo. Cada una de sus apariciones es siempre una bocanada de aire fresco por la sinceridad, el cariño y la buena energía que transmite.

En su más reciente entrevista con la modelo Mar Saura, la cantante abrió su corazón y habló sin miedo de todo, lo bueno y menos bueno que ha acontecido en su vida desde que se hizo famosa siendo apenas una niña.

Además de presumir la hermosa familia que ha creado con su marido Manuel Velasco y sus dos hijos, Emiliano y Manuel, no tuvo reparo en abordar cuáles fueron algunos de los momentos más difíciles de su vida y contar por qué se alejó de los reflectores.

"Siempre disfruté muchísimo lo que hice, he vivido agradecida de todo lo que pude conocer, crecer, experimentar, pero también hubo cosas un poco rudas que te marcan de una forma no tan positiva. Y eso me hizo pensar en tomarme un tiempo, sentía que mi salud mental y emocional no estaba tan bien", explicó.

Admitió que había cosas que no le estaban gustando tanto ni haciendo feliz. "Estoy en un plano en mi vida en el que decido cuándo aparecer y cuándo no, pero cuando aparezco dar lo mejor de mí, no estar escondiendo una tristeza detrás de una sonrisa... sabemos cuando no queremos ya estar en un lugar y yo creo que es ahí, claro hay miedo e incertidumbre, pero es en ese momento es cuando te sale lo valiente y dices, 'primero va mi corazón y mi paz mental'", continuó.

Había que darle más espacio a la mujer, a la hija, a la hermana, a la persona. Y así lo hizo. Anahí recordó que lleva trabajando desde apenas los dos años, su vida han sido los foros y aunque tiene recuerdos fabulosos, también le tocó experimentar situaciones muy incómodas.

Anahi 1986
Credit: Mezcalent

Ella no olvida esa parte que le hizo decir "hasta aquí de estar tan expuesta, de estar todos los días en un foro, estar expuesta a comentarios que en su día sí me lastimaron mucho, tanto a mí como a millones de niños que crecieron en este ambiente, es duro, muy duro".

No se arrepiente de nada pero está feliz de haber tomado la decisión de darse un respiro y centrarse en sí misma, en su vida familiar y en sus sueños más profundos. Un momento que casi, casi coincide con la llegada de su esposo con quien ha formado la familia que siempre anheló.

Anahi y familia
Credit: Instagram/@anahi

Llegar hasta esta bonita meta no fue un camino fácil y lo reconoce. "Sí, claro, tuve que pedir ayuda, se vale pedir ayuda cuando uno lo necesita, y eso es de valientes. Hubo un momento en mi vida en el que necesité ese empujoncito", explicó. También se acercó a la fe y la espiritualidad. "Me acerqué mucho a mi parte espiritual y eso me ayudó muchísimo, en el acelere de tantas cosas de los últimos años, no tienes el tiempo de aterrizar y estar en equilibrio", prosiguió.

Hoy lo tiene claro, alejarse fue la mejor decisión que pudo haber tomado "para mi alma, mi corazón, para mi mente... Justo antes de esta decisión estaba pasando por uno de los momentos más feos de mi vida... Yo estaba muy mal, estaba como enojada con la vida, como con un caparazón siempre, como a la defensiva, de pronto me porté mal con personas que no lo merecían. No era yo", confesó honestamente.

Una etapa que superó, de la que aprendió y que le ha ayudado a ser quien hoy es. Anahí rescata todo lo bueno que vivió, que fue mucho, y agradece por encima de todas las cosas el amor de un público fiel por tantos años que a día de hoy sigue queriéndola igual.