A dos años de la muerte de su padre, Ana Patricia Gámez habla de su duelo. La copresentadora de Enamorándonos cuenta cómo la afectó la partida de su padre, quien murió de cáncer, y cómo recobró su alegría.
Anuncio

Ana Patricia Gámez publicó en Instagram un emotivo video donde cuenta el gran vacío que le ha dejado la muerte de su padre. En el segundo aniversario de la partida al cielo de Juan Gámez — quien murió de cáncer tras cinco años batallando con esta enfermedad — la exreina de Nuestra Belleza Latina le dedicó unas conmovedoras palabras.

La copresentadora de Enamorándonos (Univision) perdió a su papá en junio del 2020. "Eres mi gran guerrero que por 5 años luchó contra el cáncer y como un fuerte roble, no te querías dejar vencer, pero Dios así lo decidió y sé que hoy estás a su lado, moriste en paz y ya no sufres más", expresó ella en Instagram al compartir la triste noticia hace dos años.

"Dos años han parecido una eternidad, y al a vez han sido un abrir y cerrar de ojos. ¡Te amo papá", escribió Gámez junto a un video con imágenes de su padre y los sueños que ella ha cumplido desde su partida.

"Ha pasado mucho desde que te fuiste. Por primera vez fui conductora en unos premios", dice sobre Premios Juventud. "Estuve en el escenario que siempre quisiste verme. Empecé a hacer ejercicio todos los días. Muchas veces me quise rendir, otras simplemente me rendí. Me costó mucho superar tu ausencia. Viví mi duelo a solas, lloraba y me desahogaba en las madrugadas", confesó.

La mamá de Giulietta y Gael ha encontrado fuerzas en sus hijos, su esposo Luis Carlos Martínez y su madre, quien la visita a menudo de México. "Mis hijos sin saberlo me ayudaron. Volví a disfrutar de aventuras. Lloro menos, río y canto más. Volví a ser yo", añade.

Ana Patricia
Credit: Instagram/ Ana Patricia

Gámez recibió mensajes de apoyo en Instagram de famosos amigos y colegas. "Que belleza de mensaje", le escribió Lili Estefan. "Eres una luchona, bendiciones siempre", comentó la influencer y exconcursante de Nuestra Belleza Latina Lizzy Arredondo. ¡Fuerza Ana!