La actriz y presentadora española compartió un escrito devastador dirigido al joven Álex Lequio tras su fallecimiento por cáncer hace dos semanas.

Por Teresa Aranguez
Mayo 31, 2020
Anuncio

Justo cuando se cumplen dos semanas de la muerte de su hijo, Ana Obregón ha sacado fuerzas de donde no las hay  para escribirle una emotiva carta de despedida tras ser víctima del cáncer a los 27 años.

La actriz y presentadora española ha utilizado las redes sociales para agradecer los miles de mensajes de consuelo y apoyo tanto a ella como a su ángel en el cielo, Álex Lequio al que dedicó unas palabras inundadas del profundo amor de una madre a un hijo.

"Mi querido hijo. Sé que nunca te ha gustado que hable de ti públicamente, perdóname, me lo pide el corazón y ahora que tengo un poquito de fuerzas tenía que agradecer los cientos de miles de mensajes de cariño y admiración hacia ti. Tus primeras palabras fueron : “yo solito” antes que papá y mamá. Y tú solito has querido vivir una vida discreta, sin protagonismos a pesar de tus padres famosos", comenzaba el emotivo escrito junto a una bella imagen de ambos agarrados de la mano.

Devastada, la estrella española reconoce no tener ningún tipo de ganas ni ilusión, vivir se ha convertido en una obligación para ella. Y es que, como dijo en múltiples ocasiones y repite en esta hermosa carta, Álex era el motor de su vida y la razón para continuar aquí. Seguir hacia adelante es lo que toca pero nada volverá a ser igual.

La complicidad entre madre e  hijo desde que era un niño traspasaba las cámaras, cámaras a las que precisamente un chiquitín Álex golpeaba con la ternura de un niño para que dejaran en paz a su famosa mamá. Unas imágenes que nos enternecían y de las que él mismo se reía ya de adulto con ese sentido del humor tan maravilloso que le caracterizaba.

Por su parte, Alessandro Lequio padre, también hizo su reaparición en el programa televisivo en el que trabaja en España, AR de Telecinco, donde ejerce de comentarista de programas y temática de la prensa rosa. Visiblemente demacrado dio las gracias por las muestras de afecto y prefirió no adentrarse en el doloroso tema.

Todo nuestro cariño para toda la familia y un abrazo muy especial al cielo. Hasta siempre Álex.