La presentadora mexicana creció creyendo que su abuela era su madre. No fue hasta la adolescencia que pudo conocer la verdad sobre su origen.

By Moisés González
June 03, 2019 08:43 AM

La historia de vida de Ana María Canseco podría ser perfectamente el guión de cualquier culebrón mexicano. Al igual que le sucede a muchas protagonistas de telenovela, la presentadora mexicana creció creyendo que la persona que la había criado, en este caso su abuela, era su madre, cuando en realidad la mujer que le había traído al mundo era a quien ella veía como su hermana.

“No era mi madre biológica pero yo creo que hizo lo mejor que podía con lo que tenía y tanto mi mamá Ara –mi mamá biológica– como mi abuelita –mi mamá Licha–, tomaron la decisión que tenían a su alcance de acuerdo a lo que tenían y yo creo que fue la mejor decisión”, declaró Canseco en una reciente entrevista con la periodista Neida Sandoval.

Y es que debido a que su madre era muy jovencita cuando quedó embarazada su abuela decidió hacerse cargo de ella y criarla como si fuera su propia hija.

No fue hasta la adolescencia, justo después de que su abuela, a quien ella creía que era su madre, muriera, que la exconductora de Un nuevo día (Telemundo) se enteró de la verdad.

“En ese momento el mundo se me vino abajo”, se sinceró la querida conductora en el canal de Youtube de Neida. “Había sido un secreto como una novela, yo creo que cuando las cosas se guardan así de esa manera no es bueno y hay que sacarlo y hay que airearlo”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Aunque desde que conoció la verdad de su origen hasta que pudo finalmente hablar con su madre biológica de lo sucedido pasaron varios años, ambas finalmente pudieron reconciliarse.

“Nos dimos cuenta de que ella me quería mucho, que las dos éramos buenas personas, que teníamos que estar orgullosas la una de la otra, comprendernos y saber que cada quien hubiera actuado de forma diferente de acuerdo a lo que te toca vivir y experimentar”, contó Canseco.

La presentadora reconoció que su vida cambió ‘increíblemente’ a raíz de esa conversación.

“En el momento que hablamos la verdad de tú a tú, de corazón lleno de cariño sin juzgar, cuando nos quitamos todo eso no sabes qué alegría y qué felicidad. Mi vida cambió increíblemente. Yo antes no podía hablar de esto sin ponerme a llorar porque me traía mucho sufrimiento y mucho dolor, ahora lo veo que fui doblemente bendecida, porque no nada más tengo a mis tíos, que son mis hermanos, sino también tengo a mis hermanos, entonces tengo lo mejor de los dos mundos”, aseguró Ana María, quien llevo un año alejada de la televisión desde que concluyó su ciclo en el matutino de Telemundo.

Advertisement


EDIT POST