La actriz mexicana ha hecho este duro testimonio donde comparte el infierno que vivió dejando atrás su vida y su familia en busca de lo que creía era su mayor ilusión.

Por Teresa Aranguez
Octubre 19, 2019
Anuncio

Siempre tiene una sonrisa en la boca. Es difícil verla triste o hablar de cosas negativas, por eso Ana Brenda Contreras nos ha tocado el corazón con su fuerte testimonio. Durante una sincera entrevista con la periodista Mara Patricia Castañeda, la actriz ha confesado el dolor que sintió al tener que dejar su vida atrás y empezar en un lugar nuevo sin su gente querida cerca.

“Cuando me mudé a Atlanta, lo que yo creía eran mis sueños en la vida resultó que no lo fue. Empecé a tener muchos ataques de ansiedad, ataques de pánico y depresión por estar en una ciudad donde no conocía a nadie, mi papá se acababa de morir, yo acababa de terminar una relación larga estable por culpa de la distancia”, confiesa sincera sobre esta vida en la que hacía frente a un gran reto profesional, la serie Dinasty.

Con ella incursionaba por primera vez y a lo grande en Hollywood, su sueño de toda la vida. Sin embargo, la experiencia le hizo darse cuenta que a lo mejor no era lo que realmente quería su corazón.

A pesar de la buena experiencia profesional que supuso, la actriz decidió no continuar en la nueva temporada y tomarse un tiempo de respiro para ella. “Me pegó muy duro, me replanteé todas las cosas habidas y por haber de lo que era la felicidad en la vida”, expresa de lo más honesta.

Eso no quiere decir, y así de claro lo deja, que ella se retire o que esto signifique el final de su carrera. Ama su profesión y el contacto con la gente por encima de todas las cosas. “Amo que en la calle la gente se me acerque con tanto cariño y me dé la bendición, eso no se paga con nada”, sigue emocionada y siempre resaltando a su público maravilloso de México, siempre tan incondicional.

Ahora va a centrarse en sí misma, quererse y dejarse querer por los suyos. “Aguántenme tantito porque necesito nutrir a la persona, necesito curar, hacer cosas normales de una mujer, estar con mi madre ahora que no tengo a mi papá”. Y cuando le llegue un buen proyecto no dudará en agarrar al toro por los cuernos y tirarse de cabeza, como ha hecho siempre. “Necesito que algo me apasione”, concluye, y si es mexicano, mejor.