Ana Bárbara, como muchos otros colegas, ha debido cancelar y posponer muchas de sus presentaciones ante la pandemia por el coronavirus; lo cual, le ha afectado en diversos sentidos.

Anuncio

La pandemia del coronavirus ha obligado a evitar los eventos masivos o aquellos donde se congreguen muchas personas; por ello, los eventos en vivo y conciertos han sido cancelados o pospuestos, lo cual ha afectado económicamente al sector de los espectáculos. Ana Bárbara no tuvo problema en aceptar que debido a la contingencia por el COVID-19 sus ingresos se han visto mermados.

Ana Bárbara

“Claro que me afecta muchísimo [la contingencia del coronavirus] porque vivo de mi voz, vivo de cantar, de ir a presentaciones. Así como lo bueno pasa, también lo malo. Aunque sí, económicamente, voy a tener unos cambios drásticos, obviamente, porque nuestro trabajo no es un artículo de primera necesidad”, reveló Ana Bárbara al programa mexicano de televisión Ventaneando (TV Azteca). “Hablé con un compañero artista y también me decía lo mismo. Es triste tener que suspender las fechas”.

La cantante, como otros de sus colegas, está llevando un aislamiento al lado de sus tres hijos en su casa de Los Angeles, California; sin embargo, considera que es sencillo porque está acostumbrada a vivir en espacios muy pequeños con mucha gente alrededor.

Ana Bárbara y sus hijos

“Tuve una infancia con muchas limitaciones; con mis papás vivíamos en un cuarto seis hijos, mamá y papá, en una sola habitación. Entonces imagínense si para mí es complicado estar en una casa”, mencionó. “Aunque he tenido la oportunidad de tener casas amplias y todo, puedo estar en una casa resguardada y puedo tener tener calidad de vida. Entonces, mis hijos hacen ejercicio dentro de la casa o se salen al patio. Tenemos la oportunidad de tener un patio. Hacemos deporte, leen, tocan música: uno guitarra, el otro batería, el otro piano”.

Ana Bárbara también se comunica regularmente, por videochat, con Paula y Emilio, los hijos de la fallecida Mariana Levy, a los que considera como sus vástagos, para estar al pendiente de ellos. Espera que esta situación se resuelva de la mejor manera.