Fue conocido públicamente que Alexis Ayala sufrió un grave episodio de salud; sin embargo, fueron dos momentos que el actor pudo haber muerto y relata la historia.

Por Carolina Amézquita Pino
Julio 20, 2021
Anuncio

En 2018, se dio a conocer que Alexis Ayala fue llevado al hospital a causa de un infarto al miocardio que puso en peligro su vida. Sin embargo, este no fue el único episodio en el cual el actor pudo fallecer. "He estado dos veces a punto de morir. La primera fue en el [año] 92 por la tiroides. Estuve gravísimo en el hospital, y ahí paro respiratorio. Al final me pudieron sacar, pero estaba yo muy joven y no lo entendí como era", explicó en el programa mexicano de televisión Faisy Nights (Televisa)".

"El último fue hace 3 años, el 30 de junio de este año cumplí tres años del infarto. Estábamos en Acapulco [con mi entonces esposa e hija] y sabes que te está dando un infarto, no sé cómo explicarlo", agregó. "Me solté del estómago, vomité, me dio dolor en todo el lado derecho, que es muy raro, por lo general da de lado izquierdo. Se me sumió el pecho, la mandíbula se me fue de lado, el brazo se me empezó a torcer. Me empezó a dar todo".

Para Alexis Ayala estos momentos lo hicieron reflexionar sobre su salud, aunque al principio, confiesa, le costó asimilar qué le había ocurrido. Ahora, ha tomado medidas para prevenir experiencias como esas. "No me gusta decir la palabra infarto ni nada de esto, porque fue un aviso de vida, ¿por qué? Porque estoy vivo, porque lo brinqué", confesó.

Alexis Ayala
Credit: Mezcalent

"Entonces hay que verlo de ese lado, de lado positivo. Me trajo muchas cosas negativas y me trajo muchas cosas positivas porque al final se convierte en un evento extraordinario. Después de ahí caí en una depresión muy grande y fuerte. Me engordé muchísimo de peso", relató. "Estaba 18 kilos arriba y no te das cuenta que estás deprimido. La vida al final es un trabajo en equipo, pero te tienes que agarrar tú solo. Tienes que no soltarte y eso es algo que hice me decía todo el tiempo 'entero, entero, cabrón. No te caigas', y, obviamente ,pidiéndole a Dios".