Fuentes revelaron que el expelotero de los Yankees y su exmujer, Cynthia Scurtis se encuentran en pleito porque él quiere reducirle la pensión mensual de $115,000 a $50,000 y ella no quiere.

By Mayra Mangal
October 23, 2018

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El delicado balance que existía en la relación de Alex Rodríguez con su exmujer, Cynthia Scurtis, parece haber reventado.

Fuentes cercanas al expelotero de los Yankees aseguran que el deportista está harto de tener que pagar una cuantiosa pensión mensual a la madre de sus hijas, Natasha y Ella, y ahora quiere reducirle el pago de $115,000 a $20,000, cifra que al parecer ella no ha aceptado.

De acuerdo con el sitio TMZ.com, dicha cantidad libre de impuestos estaría destinada al cuidado de las hijas de la pareja, sin embargo, AROD ha expresado que su mujer es “millonaria” y que al parecer está molesto porque a pesar de ser graduada de la carrera de psicología y tener una maestría, ella no trabaja.

La última vez que vimos a la expareja junta fue en abril del 2017 para celebrar el cumpleaños de su hija Natasha en Miami. En aquella ocasión el expelotero compartió una foto donde aparece al lado de su ex y sus hijas, así como del fiancé de ella y el bebé que tuvieron juntos.

El pelotero se retiró del béisbol profesional en 2016 y alega que a partir de entonces sus ingresos pasaron de $30 millones anuales a ‘solo' $3 millones por año, según se afirmó en dicho sitio.

Debido a la reducción de sus ingresos, el novio de Jennifer López ha propuesto pagar $20,000 mensuales para cubrir los gastos de sus hijas en colegiatura y otros conceptos, que fluctuarían entre los $7,000 y los $21,000 mensuales, pero al parecer su ex lo ha rechazado y exige una cifra cercana a los $50,000.

Las malas lenguas aseguran que AROD siente que el dinero que le pasa a su ex sirve para mantenerla a ella y a su nueva familia.

AROD y Scurtis estuvieron casados de 2002 a 2006. En el divorcio ella pidió quedarse con la mansión que compartían en Coral Gables, Florida, con un valor estimado en $12 millones. Se dice que también tiene otras dos propiedades derivadas del divorcio y ‘millones en el banco'. Su separación está considerada como la más costosa en la historia del deporte.

Advertisement