Luego de que Alex Rodríguez perdiera una apuesta con Mark Wahlberg, el expelotero tuvo que servir hamburguesas en un restaurante de Boston.

By Andrés Rubiano
September 11, 2018 02:34 PM

No hay duda de que por las venas de Alex Rodríguez corre sangre con el ADN de los Yankees de Nueva York, el afamado equipo de su ciudad natal y en el cual logró convertirse en una de las estrellas más reconocidas en el mundo del beisbol.

A través de la historia de este deporte, la rivalidad entre el equipo neoyorquino y los Red Sox de Boston se ha transformado en algo mítico, por eso cuando los dos equipos se enfrentan, sus millones de fans demuestran su apoyo como sea por los colores del equipo de sus amores.

Uno de los grandes aficionados de los Red Sox es la estrella de Hollywood Mark Wahlberg, quien hasta tiene un restaurante con su familia en cercanías del afamado Fenway Park, hogar de los juegos del equipo de Boston.

Tal parece que Alex y Mark decidieron ponerle algo de picante extra al enfrentamiento que tuvieron los dos galardonados equipos el pasado mes de agosto, realizando una apuesta. El equipo del actor se impuso en la serie de cuatro juegos y el expelotero se vio obligado a pagar con su promesa: trabajar un día en el restaurante de la familia Wahlberg, sirviendo hamburguesas.

A través de sus redes sociales, fue el mismo Alex quien demostró que es un hombre de palabra y compartió detalles de lo que fue su día en Boston, la casa de sus eternos archirrivales.

“Listo para honrar mi promesa a Mark y preparar algunas hamburguesas en Boston”, lee el mensaje que escribió la estrella junto a una reciente publicación que colgó en su cuenta de Twitter.

Luego, en su perfil de Instagram compartió un video que relató todas las incidencias de su día como trabajador del restaurante de su amigo. “Hoy tuve que hacer un poco de todo: saludar a los clientes, preparar hamburguesas, limpiar mesas y también trapear el piso del baño. Lo que pensé que sería un día difícil resultó siendo un día que realmente disfruté”, comentó.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

A pesar de la rivalidad deportiva existente entre Nueva York y Boston, Alex también agradeció a la comunidad por su hospitalidad. “La gente de New England es increíblemente amable … Estoy agradecido por la forma en que me trataron, hasta me dieron un almuerzo gratis”, añadió en tono de broma.

Advertisement


EDIT POST