El cantante español y su ex no logran ponerse de acuerdo y ella responde con una demanda en la que pide una pensión mensual para sus hijos. Aquí los detalles.

Por Leonela Taveras
Julio 15, 2020
Anuncio

El proceso de divorcio entre el cantante español Alejandro Sanz y su ex Raquel Perera parecía ser cordial. Sin embargo, ahora ha salido a relucir que la expareja vive una guerra en los tribunales donde buscan llegar a un acuerdo.

Según reportes del diario El país, luego de que el intérprete de “Mi persona favorita” interpuso una demanda de divorcio en abril en Madrid, Perera respondió con otra en Miami en la que pide una pensión de 40,000 euros mensuales para los dos hijos que tienen en común: Dylan y Alma. Ella además pide otra suma para cubrir gastos como la escuela, los viajes, las tutorías, los campamentos y los seguros médicos y dentales de los chicos.

Adicionalmente, Perera solicitó a un tribunal de Miami que temporalmente congele las cuentas del cantante en Estados Unidos ya que teme que él “dilapide” su patrimonio y no queden bienes para sus hijos. El juez le concedió la petición, según reporta ese diario español.

Otras de las peticiones de Perera incluyen un seguro de vida —en el que ella sea la única beneficiaria— y una pensión para ella por haberse dedicado por años a ayudar a su hoy ex en su carrera profesional. También exige que se haga repartición equitativa de los bienes obtenidos durante su matrimonio.

El programa de televisión mexicano Ventaneando reveló que la exesposa de Sanz también pide la revisión de la custodia de los niños que tienen compartida. Argumenta que debido a su trabajo, el cantante es “un padre ausente” y que en el último año solo ha visto a sus hijos en cinco ocasiones.

En julio del año pasado, Sanz y Perera anunciaron su separación tras 12 años juntos. En el anuncio que colgaron en sus redes sociales afirmaron: “Nuestra familia está por encima de cualquier cosa... es diversa y bella, como la vida y así permanecerá. El mundo cambia, nosotros también, siempre amorosamente”.