Los conflictos entre Alejandra Guzmán y su hija Frida Sofía continúan; sin embargo, la rockera tiene la esperanza de que podrán solucionarse.

Anuncio

Luego de que Frida Sofía diera a conocer que su abuelo Enrique Guzmán la había tocado de manera inapropiada cuando era niña, los conflictos con su madre Alejandra Guzmán se acrecentaron. Particularmente, porque la rockera le dio el respaldo total a su padre. Ahora, la modelo ha iniciado un proceso legal contra ambos familiares que incluyen los delitos de abuso sexual, violencia familiar y corrupción de menores; lo cual, podría representar el rompimiento definitivo entre ellas. Sin embargo, la intérprete de "Flor de papel" confía en qué habrá una solución.

"Al final, creo que esto se va a resolver porque sé quién soy realmente. Siempre le he dado todo lo que he podido a mi hija [Frida Sofía] y la amo con toda mi alma, pero sí me preocupa, me preocupa mucho", comentó Alejandra al programa mexicano de televisión Ventaneando (TV Azteca). "Creo que esta es la prueba más dura de mi vida. A veces uno no entiende las maneras que hay para llegar a algo, me refiero al destino de las cosas o como suceda". 

La cantante dijo estar en un momento complicado porque está situación legal se desarrolla entre dos miembros de su familia y reiteró el apoyo hacia su progenitor.

"Mi papi ya está mejor, hemos estado hablando mucho. Sé por lo que está pasando porque es una situación muy, muy, muy dolorosa. He estado también en esta situación durante años. Y es muy difícil porque estoy en medio de dos grandes amores míos, de mi vida", agregó. ¿Cómo no voy a querer que esto solucione? Soy la que más quiero que se solucione.Pero mi papá también tiene derecho a defenderse".

Alejandra Guzman y Frida Sofia
Credit: Alexander Tamargo/Getty Images; Gamma Group/The Grosby Group

Alejandra Guzmán reveló cómo está lidiando con esta situación y asegura que una forma de salir adelante es continuar trabajando. "He decidido estar en paz conmigo misma y dejarle las cosas con las que no puedo a Dios y salir adelante. Salir a cantar y hacer una catarsis de todo lo que tiene mi corazón y mi alma, con todo lo que me ha dolido hasta el fondo de mi corazón. No ha sido fácil, pero estoy tranquila porque sé la verdad y porque tengo fe en que pueda ayudar de alguna manera", concluyó.