"El plástico no permitía que mi piel respirara", relató La Guzmán sobre uno de los procedimientos que se hizo.

Anuncio

La cantante mexicana Alejandra Guzmán habló sin tapujos de su obsesión por las cirugías estéticas, algo que la llevó a poner su vida en riesgo.

En entrevista con el conductor Yordi Rosado en YouTube, Guzmán confesó que ha tenido que someterse a 40 cirugías luego del daño ocasionado por la inyección de polímeros en los glúteos. 

"Empecé a darme cuenta de que no estaba bien de salud cuando estaba en Londres haciendo un disco. Ahí ya no podía caminar y me empezaba a sentir muy mal, con una fiebre espantosa. Mi piel se pone negra y dura como una piedra y el plástico no permitía que mi piel respirara", relató.

Según la cantante, los implantes de glúteos le causaron mucho dolor que la llevaron al salón de operaciones. "Estuve internada seis veces en el hospital. Me han operado como 40 veces. Tengo una historia clínica muy amplia, soy la VIP de ahí", dijo.

Incluso la hija de Silvia Pinal y Enrique Guzmán tuvo que firmar un documento en el que autorizaba que hicieran "experimentos" para intentar salvarle la vida y que, en caso de que terminara muriendo, no se impondría una demanda al personal médico.

La mexicana, además de las secuelas físicas, sintió en ese tiempo que se volvía loca, al punto en que llegó a pintar con la sangre que le salía del catéter. 

Alejandra Guzmán, Sin filtro
Credit: Twitter/Alejandra Guzmán

Como llegó a pensar que no iba a salir viva de esta, le hizo una llamada de despedida a su padre. "Una vez sí le hablé a mi papá y por eso me puse esta calaca aquí en el oído, porque me llegaba la muerte a decir: 'Vámonos', y yo: 'No'. Le hablé y dije: 'Papi, ya quiero tirar la toalla, ya estoy cansada' a no quiero, ya no puedo", contó.

A pesar de esta situación, la reina de corazones dijo que ha logrado estar en paz con su cuerpo y con su pasado. "Ya no me siento mal, amo mis cicatrices, ahora me quiero más que antes, me acepto más, me cuido más y el haber estado en el hospital me hizo darme cuenta de la capacidad que tiene uno de aprender".