LIVE

La actriz mexicana de 42 años contó con lujo de detalles cómo fue llevada a un motel durante un viaje a Las Vegas.

Por Leonela Taveras
Marzo 30, 2021
Anuncio

Adriana Fonseca reveló de una de las experiencias más aterradoras de su vida al contar que un viaje a Las Vegas, NV, llegó a pensar que la iban a secuestrar.

Fue a través de un video en su cuenta de Instagram que la actriz mexicana recordada por su participación en exitosas telenovelas como Pueblo chico, infierno grande y La Usurpadora, contó que el episodio sucedió un verano años atrás en su primer viaje a la ciudad del pecado.

Explicó que luego de salir de compras tomó un taxi y como en ese momento no dominaba el inglés, se limitaba a decir sí a todo lo que preguntaba el conductor. Dijo que hubo un momento en que le preguntó si era una prostituta y a lo que ella respondió que sí sin haber entendido bien la pregunta.

"Me hace una pregunta y en eso yo 'muy bilingüe' respondiéndole que todas yes, yes, yes y me dice: 'are you a whore?'", relató. "Y yo… yes, yes le decía a todo que sí y no entendí lo que me dijo. Yo entendí como que, si me estaba pasando bien en Las Vegas o que, si había yo ganado y por eso estaba yendo de compras", agregó.

Adriana Fonseca
Credit: Instagram / Adriana Fonseca

La actriz de 42 años dijo que a raíz de su respuesta, el chofer la llevó a un motel y cuando ella se percató de lo que estaba pasando empezó a gritar porque pensaba que la estaban secuestrando.

"Empecé a gritar, empecé a llorar; me la estaba pasando muy mal", afirmó. "Yo pensé que me estaban raptando, o sea, lo peor me imaginé en ese momento entonces ahí como pudimos a señas, a gritos, llanto y el señor asustadísimo me medio entendió y salimos de ahí", contó.

Sotuvo que luego de tremendo susto, se encontró con sus amigos fuera del hotel donde se hospedaba y que estos allí le explicaron que además de su deficiencia en el inglés, otra posible razón por la que el chofer se haya hecho la idea errónea era porque ella iba vestida con ropa corta.

"Fue muy muy fuerte, ese fue el primer choque cultural que tuve en Estados Unidos así de ingenua y pues por no hablar el idioma como Dios manda", concluyó.