La actriz mexicana compartió su post más veraz con motivo de su cumpleaños. Además de reconocer que un virus casi le causó la muerte y tuvo que ser operada siete veces para salvar la vida, expresó su preocupación por sus papás ya grandes en México y el peligro latente del coronavirus. ¿Habrá merecido la pena dejar su país?, se pregunta nostálgica.

Por Nuria Domenech
Marzo 16, 2020
Anuncio

La actriz mexicana Adriana Fonseca celebró hoy su cumpleaños. Así celebró la bella jarocha este día tan especial, en medio de la locura de esta apocalíptica enfermedad que recorre invisible las calles, con esta profunda reflexión acerca de lo difícil que es ser un emigrante lejos de casa en los difíciles tiempos del coronavirus.

Muy activa en sus redes sociales, hoy Adriana Fonseca eligió una foto diferente a las que suele compartir… Cubría su rostro para abrirnos su corazón: “Este día me agarro la emoción… Me he vuelto más fuerte. Hoy, me siento frágil, extraño tanto a mi familia, mamá, papá, hermanos maravillosos y pido tanto porque estén bien, mis papás que ya están grandes, diario pido al universo me conceda disfrutarlos más… Amén. Mi familia, es uno de los sacrificios más grandes que he hecho al vivir en otro país. Y sí, me pregunto, ¿valdrá la pena?”, se preguntaba ante este futuro incierto que ahora se nos planta de frente y sin avisar.

Después de asegurar que se sentía muy bendecida, continuó: “Mi madre hoy en su felicitación me dijo que he tenido mucha suerte en la vida… ¡Y sí! De ser nadie en mi natal Veracruz, empecé a conducir a los 15 años, he tenido mucho aprendizaje y las cosas que llegaron fácil, fácil se fueron”, aseguró con humildad.

Y por primera vez, Adriana Fonseca se decidió a contar un fuerte episodio de su pasado del que no había hablado hasta ahora: “En 2009 me tocó vivir una infección que casi me quita la vida (los virus son mortales, tanto de actitud como físicos) ¡Me hicieron 7 operaciones para salvarme la vida! Me siento fuerte para contarlo, porque lo superé en silencio y trabajé mi autoestima yo sola”, dijo anunciando que está lista para dar más detalles en un futuro próximo.

Además reveló que a causa del bebé que perdió, aquel hecho le imposibilitó para concebir un nuevo bebé de forma natural: “Aún así me siento muy realizada” y aseguró que cree en Dios y en los avances médicos para que así suceda algún día.

No se despidió sin recordar a su marido: “¡Me casé con un hombre maravilloso y he creado una familia que vale oro! Me siento feliz, sana, sensible, amorosa, humilde, fuerte, en este día que vine al mundo. En mi punto de vista y aprendizaje, esta vida no lo es todo, venimos aquí por una misión, que incluye con qué familia llegaste y lo que creas. Creo en otras vidas y la justicia divina. Después de abrirles mi corazón, gracias por estar aquí conmigo. En tiempos difíciles a sacar la garra, compasión y a cuidarnos”.

¡Qué bonitas son las palabras cuando salen del corazón! Gracias Adriana por compartir tu experiencia y, así es… ¡A sacar la garra, que ya vendrán tiempos mejores! ¡Muchas felicidades!