La bella actriz mexicana compartió feliz el resultado de su primer arbolito junto a su inseparable mascota: "Nuestro primer árbol juntos", escribió.
Anuncio

Adriana Fonseca, la actriz mexicana de impactantes ojos verdes, ha sido una de las últimas celebridades en montar su arbolito de Navidad en este caótico 2020. Recién llegada de México a su hogar en Los Ángeles, la bella jarocha no perdió tiempo para echarle ganas a la decoración de su hogar antes de que le sorprendiera el 25 de diciembre, en apenas tres días.

Adriana Fonseca
Credit: IG Adriana Fonseca

Junto a su inseparable perrita Frida, quien observaba atenta los quehaceres de su dueña, así posaba junto al árbol sin montar antes de que la actriz comenzara con sus preparativos.

Adriana Fonseca Navidad
Credit: IG Adriana Fonseca

“Siempre pasamos juntos la Navidad en México y es el primer año que la pasamos fuera de casa, así que es nuestro primer arbolito juntos, solos mi esposo Iker, mi perrita y yo”, nos confiesa Fonseca.

Adriana Fonseca Navidad
Credit: IG Adriana Fonseca

Al lindo árbol blanco le sumó un bello detalle, muy original: unas clásicas muñecas rusas o matrushkas, en homenaje a un ser querido, la tía Marina.

Adriana Fonseca Navidad
Credit: IG Adriana Fonseca

“Pertenecían a una querida tía de mi esposo, recientemente fallecida, y eran suyas”, nos explicó.

Siguiendo el tono de las muñecas, todos los pequeños complementos ornamentales del árbol fueron en color rojo, creando una armonía en blanco y rojo total. Para terminar, envolvió el árbol con una banda alrededor del mismo color.

Solo algo plateado, un angelito, coronó el árbol en vez de estrella. Y así posó, como todo un muñeco de peluche, la pequeña Frida orgullosa del trabajo de su mamá.

Adriana Fonseca
Credit: IG Adriana Fonseca

La actriz no descarta tener bebés en el futuro gracias a los avances de la ciencia, aseguró en su último cumpleaños. Y así se refirió a su marido entonces: “¡Me casé con un hombre maravilloso y he creado una familia que vale oro! Me siento feliz, sana, sensible, amorosa, humilde, fuerte, en este día que vine al mundo. En mi punto de vista y aprendizaje, esta vida no lo es todo, venimos aquí por una misión, que incluye con qué familia llegaste y lo que creas. Creo en otras vidas y la justicia divina. Después de abrirles mi corazón, gracias por estar aquí conmigo. En tiempos difíciles a sacar la garra, compasión y a cuidarnos”.

¡Feliz Navidad!