La co-presentadora de Un Nuevo Día se emocionó al terminar una de las clases solidarias de su chico en las que ella también participa activamente.

Anuncio

Una de las medidas clave para evitar la expansión del coronavirus es quedarse en casa. Muchas personas han trasladado su trabajo a su hogar para seguir activos. Es el caso de Toni Costa quien ha adecuado la salita de su casa para ofrecer clases de Zumba virtuales.

A través de directos en su canal de Youtube el bailarín español está ofreciendo una serie de sesiones también de carácter solidario en las que están participando sus dos amores, Adamari López y su hija Alaïa.

En su cuarta clase la co-presentadora de Un Nuevo Día no pudo evitar contener las lágrimas por dos razones de peso que también nos emocionaron a los demás.

noticias-2.jpg
noticias-3.jpg

Para empezar, Toni quiso dedicarle unas preciosas palabras a su mujer a la que expresó lo feliz que le había hecho tenerla en su clase. Le recordó que así fue como se conocieron y se enamoraron así que disfrutarla a su lado bailando le llenó de amor y emoción.

Además de esta bella declaración de amor en directo, el coreógrafo español informó a su amada y su público de que hasta el momento habían alcanzado los dos mil dólares para donar al hospital Baptist en estos tiempos de crisis tras el azote del coronavirus.

noticiasss.jpg

Fue aquí que Adamari no pudo evitar contener las lágrimas. La puertorriqueña se llevó la mano al pecho y mostró su emoción por ver la colaboración de la gente en unos momentos tan delicados. Nos unimos a esa emoción y a esa iniciativa de la pareja para ayudar a comprar máscaras y material para combatir el Covid-19.

Hace unos días, Costa ofreció una clase de zumba en la que Alaïa se robó el show en la clase solidaria de zumba de su papi.

La niña de 5 años se unió a su papá y a su mamá Adamari López en una divertida clase de zumba que pudieron seguir en vivo miles de personas por medio de YouTube.

Como era de esperarse, Alaïa logró robarle todo el protagonismo a sus famosos papás con el carisma y talento que derrochó durante los números de baile en los que participó.

“¿Alaïa también baila mejor que ustedes? Porque mejor que yo sí”, comentó una de las miles de personas que siguieron la transmisión en vivo que realizó el bailarín.

A Toni, por supuesto, se le caía la baba al ver a su hija siguiendo sus pasos de baile.

“Lo ha hecho muy bien, no es por nada pero yo creo que lo ha hecho muy bien”, compartió tras finalizar la clase. “Justo entró en una coreografía un poquito más atrevida y hubo un poquito que rectificarla para que no hiciera movimientos que no debe, pero estuvo entretenida”.