La conductora se vino abajo en plena sesión de entrenamiento y Toni Costa salió disparado a consolarla al verla sufrir. ¡Ánimo Ada!

Por Teresa Aranguez
Junio 12, 2020
Anuncio

Siempre risueña y positiva, es extraño ver a Adamari López decaída. Por eso, cuando la encontramos de bajón nos llega especialmente al corazón. Pero como suele decir Rashel Díaz en su show matinal Un Nuevo Día, ellos también son humanos y tienen sus momentos de debilidad, por muchas lentejuelas que lleven en sus trajes.

En esta ocasión, nuestra querida chaparrita no pudo más y se vino abajo en pleno entrenamiento físico. No ya por el esfuerzo de los ejercicios, sino por toda la entrega emocional que está suponiendo este reto. Orgulloso de su desarrollo, su preparador Yasmany le felicitó y fue ahí que Ada explotó a llorar.

Sus ganas por dar ejemplo, tanto al público como a su hija Alaïa, y llevar una vida saludable y de calidad le han empujado a comer mejor y hacer deporte, pero después de unas semanas le ha pasado factura emocional.

Adamari López
IG/Toni Costa
Adamari López
IG/Toni Costa

"La satisfacción de nunca rendirse", decía el mensaje de la publicación que orgullosamente publicaba su amado Toni, siempre a su lado para consolarla. El bailarín, al verla llorar, se acercó para abrazarla y besarla, pero sobre todo, darle la enhorabuena por todo lo que está haciendo.

Adamari López rompe a llorar
IG/Toni Costa

Así es. La puertorriqueña está esforzándose al máximo por cumplir sus objetivos, no es fácil pues requiere una disciplina férrea y un cambio de vida importante, pero ella no ha tirado la toalla. Suele ser víctima de muchas críticas crueles por su físico en redes que duelen y hacen daño. Una vez más Adamari ha demostrado que está por encima de todo eso y puede lograr lo que se proponga.

Para ella, y debido a la enfermedad que pasó, es más difícil, pero cada paso que da sirve de ejemplo e inspiración para muchas personas que se encuentran en ese mismo camino. Lo importante no es llegar, sino ir, y Ada lo está recorriendo como la guerrera que es. ¡Muchísimas felicidades, campeona!